Nuevos dueños en la autopista: ratifican para diciembre que vuelve a manos de la Provincia

También para ese mes se llamará a licitación para su adjudicación. Prometen un reasfaltado, pero no se habló del costo del peaje


El ministro de Infraestructura y Transporte de la provincia, José León Garibay, adelantó ayer que antes de fin de año estará en marcha la licitación para la nueva concesión de la autopista Rosario-Santa Fe. Y también que a partir de ese mes  será la Provincia el que tome posesión de al vía rápida.

De esta manera se materializará la ya anunciada rescisión anticipada del contrato con la empresa Arssa, su actual administradora. El funcionario también informó que en el mismo lapso la Dirección de Vialidad Provincial presentará otra licitación para repavimentar los tramos más deteriorados y comenzar, de esa manera, su reparación integral cuyo costo será absorbido por el fisco santafesino.

“El mecanismo y la forma de dar por concluido el contrato antes de la fiscalización de la concesión está a punto de firmarse. Se trata de un acuerdo por el cual la provincia toma posesión de la ruta. Están haciéndose los estudios en la Facultad de Ciencias Económicas de Rosario y el Instituto del Transporte. Allí estamos preparando para lanzar en los próximos meses un nuevo pliego de concesión llamando a controles de todo lo que es la administración de la concesión de la autopista, de mantenimiento fundamentalmente, y todo lo relacionado con los aspectos de seguridad”, remarcó el Garibay.

Con respecto a la licitación en la que está trabajando Vialidad Provincial, el ministro explicó que se están elaborando los pliegos para licitar los primeros dos tramos de repavimentación de la autopista. “Se va a ir haciendo una inversión por tramos, primero en los que se registra un mayor estado de deterioro”, indicó.

Cabe recordar que el gobierno provincial anunció en julio pasado -de manera sorpresiva- la finalización anticipada del contrato con la empresa vial. Una de las principales razones para que se decida terminar con este vínculo es el incumplimiento de la repavimentación total del corredor. Según el pliego, la obra debía estar terminada en el quinto año de concesión, pero con el plazo ya vencido apenas se ejecutó la tercera parte.

Fuente: El Ciudadano

Comentarios