¿Ex con buena onda o futura reconciliación?

Los pícaros mensajes de Jimena Barón y Daniel Osvaldo

Mientras su hijo Morrison pasa la cuarentena en la casa del ex futbolista, la ex pareja intercambia posteos en las redes sociales


El primer acercamiento fue en diciembre de 2019. Jimena Barón y Daniel Osvaldo compartieron el acto de fin de año de jardín de su hijo Morrison, que en 2020 comenzó primer grado. La actriz compartió una foto familiar en sus redes sociales y dejó entrever que habían logrado dejar atrás las peleas y escándalos mediáticos que protagonizaron desde su última separación.

Tiempo atrás, los músicos no se podían ni ver: ella le recriminaba que era un papá ausente (incluso económicamente) y él la enfrentó molesto por las malas palabras que el niño decía en las redes. Sin embargo, en octubre, el ex futbolista había saludado públicamente a su ex por el Día de la Madre. “Está todo súper bien como padres de la criatura y me parece genial si sus dichos de amor sobre las mamás de sus hijos fueron genuinos. Yo creo que cualquier hombre, separado o en pareja, tendría que sentir que la mujer de su vida es la mujer a la que eligió para tener hijos. Pero cualquier gesto que no sea feo de su parte, me encanta”, había manifestado la cantante.

Luego, Osvaldo volvió a tener un gesto con Jimena, cuando quedó en medio de la polémica porque la promoción de su tema “Puta” incluyó la distribución de afiches en la vía pública que simulaban los que se utilizan en la calle para ofrecer servicios sexuales. En ese entonces, el ex delantero de Boca defendió a la madre de su hijo.

Daniel Osvaldo publicó un mensaje en defensa de Jimena Barón (Instagram)
Daniel Osvaldo publicó un mensaje en defensa de Jimena Barón (Instagram)

El Gobierno nacional autorizó que los niños y adolescentes hijos de padres separados puedan mudarse una vez por semana para alternar entre las casas de sus progenitores, durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio que comenzó el 20 de marzo por la pandemia del coronavirus. Jimena Barón estuvo las primeras semanas con su hijo Morrison y hace unos días el menor se fue a la casa de su padre.

“No puedo competir con la casa de mi ex. Por ende, mi hijo no quiere volver a mi casa porque no tengo pasto, ni metegol, ni pool, ni una mierda. Así que estoy acá, sola, y no puedo juzgarlo porque con el humor de mierda que tengo, tampoco le voy a exigir que venga a pasar la cuarentena conmigo”, contó la actriz en sus redes sociales, destacando que Momo prefería quedarse en la casa de su papá por las comodidades que tiene.

Es por eso que la única forma de comunicación que tiene con su hijo es a través del celular de Osvaldo. Fiel a su característico humor, Barón publicó en las redes sociales una serie de audios que le envió a su ex pareja porque no le responde los mensajes. “¿Laucha, laucha, laucha? –apodo con el que llama a su hijo–. Cuarto audio, cuarto audio. Hola, hola, ¿Morrison?”, se la escucha.

En el posteo agregó “ni pelota”, y envió un nuevo audio, siempre mencionando la cuenta de Osvaldo en la red social: “Este es el quinto mensaje. Son las siete y dieciséis minutos y yo ya no sé qué hacer. Estoy por tomar vino, entonces me gustaría hablar con mi hijo antes”, advirtió.

“La verdad es que son muy irrespetuosos los dos. Es muy injusto lo que hacen, la ausencia. Yo estoy acá sola”, continuó la cantante.

En las últimas horas, Daniel Osvaldo posteó un video en su cuenta de Instagram en el cual aparece tocando junto a Morrison y su hijo mayor, Gianluca. “Osvaldo’s Band. Qué hermoso es poder compartir estos momentos con ustedes. ¡¡Los amo!!”, destacó el líder de Barrio Viejo en la red social en la que tiene casi medio millón de seguidores.

Atenta a las actividades que realiza su hijo, una de las primeras en comentar la publicación fue la propia Jimena Barón. “Jajaja la p.. madre. Muy pop los arreglos de ese niño. Me morí. Ya voy a unirme a la banda. Lo extraño demasiado”, escribió en alusión a que su hijo por estos días está en la casa de su padre.

El futbolista aprovechó el mensaje de la cantante para hacerle un comentario que no pasó desapercibido. “Te faltó una S en la antepenúltima”, destacó el ex futbolista, aludiendo a que su ex debería haberse referido en plural. “Los extraño”, sería el mensaje de Jimena, según el pedido de Osvaldo.

Semanas antes de que comenzara este intenso ida y vuelta de Jimena Barón y Daniel Osvaldo en las redes sociales, la actriz había interactuado con sus seguidores de Instagram y había sido clara cuando le preguntaron sobre una posible reconciliación con sus ex parejas. “¿Volverías con alguno de tus ex?”, preguntó un usuario.

“Ahora, en esta situación, con todos”, enfatizó la actriz, cuyos últimos novios fueron Daniel Osvaldo, Matías Tasín, Juan Martín del Potro, Rodrigo Romero y Mauro Caiazza.

Su historia de amor

Jimena Barón y Daniel Osvaldo se conocieron en 2012 por mensaje de texto. El celestino fue un productor de Pura Química, el ciclo que conducía Germán Paoloski en la pantalla de ESPN. En ese entonces, el futbolista jugaba en Italia y había ido como invitado en una de sus visitas a la Argentina. Ella lo vio por televisión y le cautivó un particular detalle del jugador: mientras hablaba, se tocaba los hilos del pantalón roto que vestía.

Le comentó sobre el flechazo a su amiga Eugenia Tobal, que era parte del ciclo, y quien habló con el productor. Emulando a Cupido, lograron que la actriz y el entonces futbolista comenzaran a hablar por mensaje de texto.

Así, comenzó una relación a distancia. Ella viajó durante sus vacaciones, pero estaba grabando Sos mi hombre, ficción de El Trece que protagonizaban Celeste Cid y Luciano Castro en la cual interpretaba a una boxeadora. Y en febrero de 2013 se sentó con la producción de Polka y les habló desde el corazón. Les contó que estaba muy enamorada, que no aguantaba más la distancia y que se iría a vivir a Italia con su novio.

Se despidió de sus compañeros, armó las valijas, cerró su departamento y tomó el primer avión con destino a Roma. De esa forma, seguía retrasando el sueño de lanzarse como solista, y escribía canciones que quedaban en sus cuadernos sabiendo que algún día las interpretaría sobre un escenario.

En marzo de 2014, y con una mudanza a Torino en el medio –el jugador se fue a la Juventus–, nació Morrison, el primer hijo de la actriz y el cuarto de Daniel Osvaldo. El ex futbolista es padre de Gianluca –que vive en Buenos Aires, fruto de una relación que mantuvo antes de irse a Europa–, y Victoria y María Helena, a quienes tuvo con la modelo italiana Elena Braccini.

“Cuando lo conozco a Daniel, más las historias alteradas que él me contaba, dije: ‘Estoy conociendo a un hombre que no puede ver a los hijos, porque las mamás no sé qué…’. Historias que con el tiempo y por conocer a esas mujeres, después dije: ‘Qué hijo de put…, no era tan así esta historia’. Pero yo creo que era mi momento de ser la heroína, de salvarle la vida a ese pobre chico, con una vida tan complicada por personas ajenas a él. Yo dije: ‘Yo lo quiero ayudar’. Encima, yo soy una mina súper culposa. Después, con el tren en movimiento, no me pude zafar, no pude salir”, contó la actriz cuando ya se había separado de Osvaldo.

Primera escandalosa separación y una tercera en discordia

A principios de 2015, Osvaldo firmaba contrato con Boca Juniors y la actriz regresaba a la Argentina con la esperanza de retomar su carrera. Tiempo después, ella contó que él no quería que trabajara, es por eso que cuando quiso aceptar algún proyecto, llegaron las primeras peleas.

En mayo, cuando ella había aceptado sumarse a Esperanza Mía, confirmaban su separación en medio de denuncias públicas por violencia verbal. Según el relato de la actriz, cuando se iba a ensayar, recibía mensajes con insultos de parte de su ex, que le decía “gatito barato” y “andá a chupar p…”.

Después de recibir los violentos mensajes, Jimena regresó a la casa que compartían en un exclusivo barrio en la zona de Tigre –eran vecinos de Gianinna Maradona–, y se encontró con un placard vacío. El futbolista había hecho las valijas y se había ido, sin darle ningún tipo de explicación.

A los pocos días, aparecieron fotos de Daniel Osvaldo junto a la cantante de rock Militta Bora, con quien además compartía un tatuaje. Él escribió el nombre de ella en su muñeca, mientras que la artista plasmó el del futbolista en su brazo.

Dicha relación no prosperó y la carrera de Osvaldo como futbolista llegaba a su fin en medio de peleas con el entonces DT Guillermo Barros Schelotto, que le reprochaba actitudes inapropiadas dentro del vestuario, como fumar.

La cantante también apostó al amor y vivió una relación con Matías Tasín, a quien años más tarde le presentaría a Nicole Neumann. Estuvieron de novios algunos meses, incluso viajaron a Miami al casamiento de un familiar de ella, pero terminaron separados, y en buenos términos.

Luego de una fallida reconciliación, llegó “La Tonta”

En marzo de 2016, Jimena Barón le daba una segunda oportunidad al padre de su hijo, con la esperanza de que esa vez sí funcionara y pudieran continuar con la familia que habían formado tras la llegada de Morrison. “No hay nada que entender ni que explicar”, remarcaba en ese entonces la actriz intentando que su relación dejara de ser mediática.

Sin embargo, en mayo de ese mismo año confirmó que la reconciliación no había funcionado y habían decidido separarse de manera definitiva. Y así, logró cumplir el sueño de lanzarse como solista. Su primer tema fue “La tonta”, tema que indirectamente le dedicó a él: “Vuelvo a ser la tonta que se amolda a tu rutina, la que te espera mientras te cocina. Que se pone contenta si te ve y si no también. Y sin querer todo lo que juré jamás volver a ser, me vuelve y lo repito una y otra vez. Pedazos de ilusión que rescaté, vuelvo a romper”.

Comentarios