Los senadores peronistas santafesino se abroquelan para disputarle el poder al gobernador Lifschitz

"Somos la única oposición", esgrimieron anteayer, en conferencia de prensa, y aunque marcaron su voluntad de "ayudar a la gobernabilidad” intentando repetir el esquema de la era Bonfatti


La unificación del justicialismo en la Cámara de Senadores de Santa Fe demostró la decisión de los legisladores por, no solamente disputar un espacio de poder en el seno del partido provincial (vermcmdmdms), sino también, ratificar el sistema de co-gobernabilidad desarrollado a lo largo de los últimos cuatro años bajo la administración de Antonio Bonfatti.

Durante el pasado gobierno, el Frente Progresista, Cívico y Social conservó el Ejecutivo tras una reñida votación, pero a cambio, resignó la mayoría en la Cámara de Diputados, en virtud del resultado electoral bajo el fenómeno María Eugenia Bielsa y la imposición de la nueva ley en la materia.

En ese esquema, paradójicamente resultaron más beneficiados los senadores que los diputados del peronismo, por diferentes razones. Primero, porque luego del triunfo, un sector interno del partido pactó para “desplazar” a la Bielsa, eligiendo como presidente de la Cámara a Luis Rubeo (hijo); y segundo, porque con minoría en una Cámara Baja muy politizada y con divisiones internas, el Senado le permitía a Bonfatti un acompañamiento de gobernabilidad a base del compromiso por unificar criterios.

Y así sucedió. Durante los cuatro años de Bonfatti, la Cámara Alta acompañó muchas iniciativas del oficialismo, y a cambio, negoció algunas otras de su autoría, además de modificar la asignación de recursos económicos para que cada legislador pudiera distribuir, según su criterio, en los departamentos que representaban.

Pero ahora, el socialismo tiene consigo mayoría en Diputados, lo que modifica el panorama retrotrayéndolo a la época en la que el gobernador era Hermes Binner. Sin embargo, asegurar una gobernabilidad con el Senado, para Lifschitz, no estará de más, claro que, tendrá que fijar a qué precio.

Los senadores que expusieron este pensamiento fueron Armando Traferri (San Lorenzo), Danilo Capitani (San Jerónimo), Rubén Pirola (Las Colonias), Alcides Calvo (Castellanos), Eduardo Rosconi (Caseros), Cristina Berra (San Martín), Ricardo Kaufman (Garay), José Baucero (San Javier), Hugo Pucheta (Vera) y Guillermo Cornaglia (Belgrano).

Como muestra, acompañaron su voto el endeudamiento, el presupuesto, y el fondo específico para reparar rutas tocando otros gravámenes.

El nuevo bloque le otorga a esta gestión del Frente Progresista una tregua durante el primer año, antes de abrir el fuego. «Le damos doce meses para que el Ejecutivo nos convoque», dijo Pirola. «Hay que dinamizar el desarrollo territorial. El 2016 será para acercar a las partes, y luego evaluar si cumplen o no. Ya demostramos voluntad de brindar gobernabilidad sin renunciar a nuestras convicciones», terció Calvo.

Tales declaraciones fueron reproducidas en Rosario 12 y surgieron de dicha conferencia de prensa. Como también el aporte de Traferri respecto a su representatividad electoral a base del último escrutinio: «Los senadores sacamos 96.000 votos más que Perotti (como candidato a gobernador), que perdió la elección por 25.000 votos. Si nos hubieran llamado, consultado para el armado de listas, Omar sería gobernador, sin dudas”.

Comentarios