Los chicos que quieren hacer una carrera técnica están obligados a resignar su vocación

En las escuelas de San Lorenzo, el número de inscriptos supera holgadamente las vacantes disponibles. El Ministerio de Educación obliga a que los alumnos se anoten por sorteo


Las escuelas de la región han quedado chicas. O, dicho, de otra manera, faltan escuelas. Esta realidad se palpa, principalmente, a la hora de anotar a los adolescentes que hacen el salto desde la escuela primaria hacia el colegio secundario. Y en las escuelas técnicas de San Lorenzo el caso es más que elocuente.

En la Escuela de Educación Técnica Nº 672 “Remedios de Escalada” se preinscribieron para iniciar primer año en 2017 unos 200 chicos. El total de vacantes disponibles es sólo de 160, por lo que 40 jóvenes pasaron a una lista de espera. Pero, no sólo ellos.

“Tenemos en total 160 vacantes disponibles para primer año. De ese total 25 quedan reservadas para hermanos de alumnos e hijos de profesores, y otras 25 son para repetidores. Así, de los 200 anotados tenemos lugar sólo para la mitad”, comentó Alberto Angeleri, director de EET 672.

Con este panorama, en la “Remedios de Escalada” “ya no hay lugar para primer año, ni siquiera para anotarse en lista de espera”, remarcó el docente. “La falta de lugares es generalizada, pero en los últimos años aumentó el número de inscriptos por diferentes factores: reconocimiento del título técnico, crecimiento de la zona, y prestigio de la escuela”, comentó.

En la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 477 “Combate de San Lorenzo” la situación es igual. Su director, Marcelo Curioni, informó que en esta institución se realizó una preinscropción a principio del mes de noviembre y se anotaron 241 chicos. Pero la vacante total es sólo de 140 bancos.

“Tenemos que darle prioridad a hermanos de alumnos actuales, repitentes, hijos y nietos de docentes y de personal. Algunos padres anotan a sus hijos en diferentes escuelas, por lo que el proceso se termina de depurar en el mes de marzo, cuando empiezan las clases y terminan los posibles cambios de escuela”, comentó Curioni.

Así, de manera reglamentaria a partir de una orden del Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe la inscripción se hace por sorteo, lo que hace que se eviten las largas colas en las puertas de las escuelas. El sorteo se hace el mismo día para todas las escuelas.

“Lamentablemente el que termina decidiendo es el azar, y si no accede por el sorteo no puede anotarse en la escuela que realmente quería”, se lamentó Angeleri.

Comentarios