Versión en 1º Persona

Los verdaderos motivos de la quiebra y cierre de la Destilería de San Lorenzo

Se trata de declaraciones aportadas por quien fuera el número dos del Grupo Indalo, que tenía en su estructura a Oil Combustible. Denuncia, paso a paso, que hicieron con la histórica refinería


Fabián De Souza era el número dos de Grupo Indalo, un pool de empresas que lideró Cristóbal López y que acabó derrumbándose durante la gestión de Mauricio Macri luego de ser acusado por defraudación, entre otras tantas causas.

Ayer, De Souza, quien sigue procesado e investigado por la justicia, ofreció un reportaje al diario Ámbito Financiero y se refirió a los verdaderos motivos de la quiebra y cierre de la Refinería San Lorenzo, por entonces propiedad de Oil Combustibles,

“Hubo un plan táctico de la AFIP liderado por Jaime Mecikovsky para armar causas tributarias contra el grupo empresario”, precisó.

“A Oil Combustibles la paran en febrero 2018 (ya por entonces la firma estaba intervenida) por la imposibilidad para poder acceder al petróleo. Cuando nosotros nos fuimos en octubre de 2017 dejamos la compañía operando, con stock para poder mantenerse por 60 días tanto en refinación como en abastecimiento de la red (estaciones de servicio), y en febrero de 2018 se produce el corte de la cadena de abastecimiento de petróleo”, detalló.

“Ahí hacen dos operaciones muy raras (aludiendo al gobierno macrista) que algún día, si hubiese una justicia independiente, si la justicia comercial hubiese cumplido con el objetivo de salvar a las empresas, seguramente hubiese evaluado que hay dos compras de barcos de petróleo en condiciones totalmente diferentes a los procesos a los que desarrollaba la compañía. Y ese petróleo que se compra a brockers internacionales no están en capacidad de ser procesados en la refinería”, precisó, ya que los estándares exigidos en la destilería sanlorencina eran otros.

“Cuando acceden a ese petróleo con alto volumen de mercurio, tienen precio de remate porque son muy difíciles de trabajar. Entonces, cuando entra ese petróleo a la refinería, no se puede procesar y la compañía se queda sin fondos para seguir comprando otro petróleo que permita abastecer el proceso de refinación”, ratificó.

“Esa compra la hace la gestión Rosner (el interventor). Y todo lo que he podido investigar sobre ese proceso de compra, Oil tiene un Departamento de Compras de 10 personas altamente calificadas que nunca hubiesen permitido esa compra porque sabían que sería letal para la vida de la refinería. Habría que ver cuánto se pagó y cuáles fueron los retornos. Fue claramente el punto final de la capacidad operativa de Oil combustible porque lo dejó sin petróleo”, denunció.

“Claramente esa compra tuvo la intención de destruir y parar la refinería”, señaló sin rodeos.

“Ellos nos imputan por defraudación al Estado, inexistente porque Oil tenía un plan de pagos como hay muchísimos contribuyentes en Argentina honrado y cancelado en tiempo y forma. Uno de los planes que era de 36 cuotas tenía canceladas 30, otro que era de 60 cuotas, al momento del ataque había canceladas 27 o 29, con lo cual era imposible decir que había defraudación del Estado, porque el Estado nos había dado un plan de pagos”, concluyó.

Cabe señalar que el medio donde se publicaron tales declaraciones forma parte de lo que quedó en pie del Grupo Indalo.

Hoy la Refinería San Lorenzo pasó a ser propiedad de YPF.

Comentarios