Será Justicia

Mataron a un hombre con golpes y ahora lo condenan a 9 años de cárcel

El caso data de 2019 y sucedió en Granadero Baigorria. La víctima salía de un cumpleaños y fue abordado por tres hombres que admitieron ser los autores del crimen


Tres hombres fueron condenados a nueve años y medio de prisión por el crimen de Diego Alberto Mariño, asesinado en julio de 2019 tras ser ferozmente golpeado y al que le aplicaron un puntazo en el tórax.

luego de ser emboscado a la salida de un cumpleaños en Eva Perón al 1900, en Camino Muerto.

La sentencia recayó sobre Jonatan Nicolás “Joni” González, de 21 años; Claudio “Ojito” Gómez, de 41, y Ezequiel Darío “Napio” Gómez, de 25.

Los tres aceptaron, durante el juicio, la coautoría del homicidio y de otros delitos tales como la violación de domicilio, ya que en su acción criminal irrumpieron en una casa donde la víctima había intentado guarecerse.

Distintos testimonios recabados durante la investigación permitieron reconstruir el hecho ocurrido el sábado 27 de julio de 2019, en Eva Perón al 1900, esto es en el denominado Camino Muerto, en Granadero Baigorria. A una casa de ese lugar había llegado el asesinado, junto a su novia y el pequeño hijo de ella. El motivo era festejar el cumpleaños de un sobrinito.

Una vez en el patio de la casa el muchacho comenzó a ser hostigado por los moradores de una morada vecina, al parecer parientes de Mariño que se habían mudado recientemente al lugar. Dos hombres apodados “Rana” y “Napio” insultaban a Mariño, le gritaban y le hacían señas. “Ya te vamos a enganchar, fijate lo que va a pasar ahora”, lo amenazaban, al parecer porque lo culpaban de haber asesinado a un hermano de ellos, años antes.

Cuando llegó el momento de retirarse, sobre las 18, el muchacho y su novia prefirieron salir por una puerta trasera de la vivienda. Entonces, junto con un hermano de Mariño, subieron hasta una vía de ferrocarril y comenzaron a caminar hacia su casa del barrio rosarino de Nuevo Alberdi.

Pero en cuestión de minutos Diego y sus acompañantes advirtieron que quienes lo habían estado hostigando unas horas antes habían salido a correrlos. “Nos salieron a correr el Chola (o Napio), el Rana y una chica que es la mujer de éste que se llama Antonela. Empezamos a correr inmediatamente, pero yo tenía a mi hijo en brazos, así que mucho no podía correr y esas personas me pasaron de largo. Ahí vi que el Rana tenía un fierro bien largo, el Chola llevaba una faca. Y Diego justo pisó mal una piedra y se cayó al piso, entonces el Chola lo encaró con la faca. Diego intentó defenderse y vi que recibió un puntazo al costado del cuerpo”, relató entonces la novia de la víctima.

Diego pudo zafar de esa primera agresión, corrió a meterse en una casa ubicada junto a la vía y cerró la puerta. Sus agresores lo siguieron y comenzaron a golpear la puerta para tratar de ingresar. En ese momento, según testimonios, se sumaron a los perseguidores Ojito, con un palo, y Joni, con un fierro.

El dueño de esa vivienda, que estaba trabajando en lo de un vecino, se enteró de que se estaban agarrando a piñas en la puerta de su casa y fue corriendo a ver qué sucedía. “Escuché los gritos de mi señora y vi que corrían a un muchacho que no conozco con palos y cuchillos. El pibe se metió en mi casa y atrás se metieron los que lo corrían. Entonces veo que uno le mete una puñalada en el pecho”, recordó el hombre.

Ese mismo día, alrededor de las 20.30, efectivos del Comando Radioeléctrico que rastrillaban la zona observaron a un hombre que, apenas los vio, salió corriendo hacia una casa del lugar donde se metió. En la puerta de esa vivienda había dos hombres a quienes los policías les dieron la voz de alto y ellos acataron. Al identificarlos, se trataba de Ojito, Jony y Napio que así terminaron detenidos. Dos días después fueron imputados y quedaron en prisión preventiva desde entonces. Casi un año después, en abril de 2020, fue detenida Antonela G. La joven de 25 años había estado prófuga hasta entonces.

Más allá de las evidencias en su contra, los tres imputados admitieron su responsabilidad penal en el crimen y aceptaron ser condenados a nueve años y medio de cárcel

.Fuente: La Capital

Comentarios