Un apoyo inesperado

Marineros solidarizados con estibadores rechazan cualquier intervención

El gremio del SOMU hace causa común con el SUPA. “Nosotros ya sufrimos una intervención política-judicial y no deseamos lo mismo a nuestros compañeros del río”


La intervención definida en la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín y el posible igual camino que podría resolverse para con el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), llevó a que sus pares del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) se solidarizara y emitieron declaraciones públicas.

Así lo hizo su secretario general, Raúl Durdos. “Nosotros ya sufrimos, de parte de este mismo gobierno, una intervención político-judicial que dejó a los trabajadores a la deriva, y no deseamos que ningún otro compañero le pase lo mismo”, indicó.

Por ello, Durdos confirmó que el gremio se encuentra en “estado de alerta” en el Cordón Industrial ante una eventual intervención al SUPA.

“Hay que tener en cuenta que la Cooperativa de Trabajos Portuarios tiene bajo su órbita el manejo de varios remolcadores, lanchas de amarre y lanchas ambulancias, y no es descabellado pensar que la intención de esa intervención sea para bajar lo que ellos dicen ser costos altos e intenten perjudicar a los trabajadores con los salarios”, apuntó.

Así como fue preciso en la posición asumida, el sindicalista también aclaró que esta resolución “nada tiene que ver con la defensa de quien deba rendirle cuentas a la justicia; nosotros somos solidarios con los trabajadores y nuestra función es representarlos y defender sus derechos”, concluyó.

La delegación local del SOMU, con sede en Puerto San Martín, se suma a esta posición de solidaridad.

Cabe destacar que antes de la intervención y posterior regularización, el SOMU estuvo conducido por Omar “Caballo” Suárez, un archienemigo del secretario general del sindicato portuario y presidente de la Cooperativa Portuaria, Herme Juárez.

Hoy, esa misma organización obrera es una de las primeras y muy pocas que se expresa públicamente ante la hipotética intervención del SUPA.

Comentarios