Mientras robaba atendió a los clientes del comercio

Un joven ladrón que había ingresado a un local comercial con fines de robo terminó atendiendo a los clientes que aparecieron en el negocio. La encargada había sido encerrada por el rufián y luego pudo ser liberada.


El curioso hecho delictivo ocurrió ayer por la tarde, en un local de telefonía celular ubicada en Av. San Martín y Catamarca, en San Lorenzo. Hasta allí llegó un malhechor, que encerró a la encargada del negocio, Vanesa de 33 años, en una oficina interna de dicho local.

Mientras llevaba adelante su atraco, el ladrón se topó con varios clientes que fueron a comprar un celular, a los que sin ningún tapujo les contestó: “Disculpe, pero se ha caído el sistema y no lo puedo atender”.

Luego de unos minutos llegó el dueño del local, Sebastián D. de 37 años y liberó a su empleada. En una primera requisa pudo notarse el faltante de $ 1500 y entre 15 y 20 celulares.

Comentarios