Moyano acortó el paro, pero marcha a la Plaza de Mayo

Tras lograr una suba del 25,5 por ciento para Camioneros, levantó el bloqueo de combustible. Para el miércoles, llamó a una huelga con sus gremios aliados en la CGT y a una movilización por Ganancias


En menos de tres horas, ayer temprano y en una reunión privada en la que negoció cara a cara con el presidente de la federación de empresas de transporte de cargas, Hugo Moyano pactó un aumento salarial del 25,5% para los 200.000 camioneros. El jefe de la CGT hizo el anuncio del acuerdo en una conferencia de prensa en su sindicato. Con tranquilidad, y mientras era ovacionado por sus seguidores, Moyano informó que a partir de ese momento se levantaba el paro que afectó la distribución de combustibles durante 48 horas en todo el país. Cerrado el capítulo gremial, pasó al político: “Los salarios de los camioneros han pasado a segundo plano.

El aumento no sirve de nada si no se modifica el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias ”. Para los rivales del camionero, el levantamiento del paro “fue una señal de debilidad”.

En esa conferencia de prensa, Moyano anunció que Camioneros realizará el próximo miércoles un paro nacional con marcha a la Plaza de Mayo, es decir en las narices del Gobierno. De su gremio se fue derecho a la CGT, donde sin esforzarse logró que los gremios que responden a su liderazgo se sumen al paro y movilización de la semana que viene por la actualización de Ganancias y de la ayuda escolar y la eliminación de los topes a las asignaciones familiares.

La convocatoria al paro del miércoles también fue en respuesta a la serie de medidas que tomó la administración kirchnerista para lograr que el camionero reculara. Además de enviar a gendarmes a manejar camiones de combustible -es decir, a romper la huelga-, la Casa Rosada hizo una denuncia penal contra Moyano y su hijo mayor Pablo por los delitos de “amenazas, coacción agravada y entorpecimiento de los servicios”. También anunció que se le aplicaba al sindicato una multa de 4 millones de pesos por desoir la conciliación obligatoria dictada por Trabajo y amenazó con aplicar la ley de abastecimiento.

Cristina Kirchner ayer no se mostró en todo el día. Ya despojado de las sutilezas de otras épocas, ayer el jefe de la CGT apuntó: “Parece que estuviéramos en una dictadura militar, no se puede reclamar, hacer protestas, ejercer el derecho a huelga ”. Después, cargó directamente contra la Presidenta: “Le pido una vez más que deje de lado la soberbia. Tiene que entender que porque sacó el 54 por ciento de los votos no puede hacer lo que quiera”. También acusó a los ministros de formar una “corte de mitómanos”.

Antes de irse a la CGT se enteró de que la comisión de acción política del PJ elaboraba un documento en su contra. Se burló. “ El PJ no existe más, es una cáscara vacía.

Son cuatro tipos que hablan según las instrucciones que les dan. No existe el justicialismo, acá lo único que existe es el peronismo”, se enfureció mientras se golpeaba el pecho a la altura del corazón.

En la reunión de Consejo Directivo de la CGT estuvieron presentes casi todos los gremios que le responden. Apenas entró a la sala de reuniones del 4° piso, Moyano fue aplaudido por los dirigentes presentes. Lo felicitaron por su jugada, a la que el jefe de un gremio industrial calificó simplemente de “Perfecta. Dejaste al Gobierno mirando para el otro lado”.

Otro sindicalista arengó: “Si están haciendo esto con Hugo (en referencia a que es el sindicalista más poderoso del país), ¿qué nos puede esperar al resto?”. Los capos de los más de 50 gremios que forman la CGT decidieron por unanimidad plegarse a la marcha del miércoles a las 14 . Cada uno de esos gremios resolverá ahora individualmente si también se suma al paro.

Sobre el paro al que convocó la CGT, Juan Carlos Schmid, miembro del Consejo Directivo cegetista, informó: “El miércoles habrá paros según las modalidades de cada sector.

Seguramente a partir del mediodía va a haber cese de actividades”. El moyanista rechazó que la CGT tuviera “alguna especulación política. Los reclamos son previos al proceso electoral”. Consultado por Clarín sobre qué hará la CGT si el Gobierno no atiende sus reclamos, Schmid anticipó: “Redoblaremos las protestas”.

Moyano sabe que está yendo a un choque frontal con el Gobierno y ni se le cruza capitular. Está convencido de que finalmente conseguirá doblegar a la Presidenta.

Fuente: Clarín

Comentarios