Mujer araña, vegana se hace carnívora al ser picada por un arácnido

Se dio cuenta que su cuerpo necesitaba los nutrientes que hay en la carne para recuperarse más rápido


Una mujer originaria de Sacramento, en California llamada Sylwia Tabor se encontraba haciendo sus maletas en julio del 2017 cuando sin darse cuenta fue mordida por una araña en el tobillo, lo que provocó que le salieran varios granos en el cuerpo y su piel comenzó a pudrirse.

Ella comentó a Press Association: “Al principio no me gustó mucho. Era solo un pequeño mordisco en mi tobillo.

“Pero a fines de agosto, desarrollé un super grano en la zona de la ingle, que en los próximos días creció y creció hasta que fue del tamaño de mi mano”.

El problema comenzó a extenderse por su cuerpo así que Sylwia fue al hospital, en el que le diagnosticaron una fascitis necrotizante (NF), por esta razón, se sometió a una cirugía de tres horas para evitar que la enfermedad se propagara por todo su cuerpo.

Por esta razón Sylwia tuvo que someterse a una cirugía en la que le colocarían un injerto de piel de su estómago para reemplazar la que había sido devorada por la enfermedad.

Pero además de su aspecto físico, también hubo daños internos, en su momento Sylwia recordó que le resultó casi imposible comer algo sin sufrir erupciones y diarrea.

Sylwia se volvió vegana en el 2008, y aunque al principio le costó trabajo y se sintió debilitada, posteriormente se acostumbró a llevar esta dieta.

Tras la operación, los médicos le recomendaron que debía volver a consumir carne y productos animales para así recuperar las fuerzas que había perdido con todo este procedimiento.

Pero mientras tomaba antibióticos, Sylwia dice que lo único que comía que no le caía del todo bien era la carne.

Después de que un compañero bromeara con que debía comenzar una “dieta carnívora”, en enero de 2018 lo probó y comenzó a comer solo bistec o despojos raros.

Aunque le costó trabajo en un principio, luego de hacerlo “despertó del estado de sonambulismo en el que había estado desde que sufrió la infección”.

La ex vegana explicó que las semillas y las verduras son  “antinutrientes”, lo que significa que interfieren negativamente con la capacidad de absorción del intestino.

“Me siento mucho mejor que nunca, incluso cuando estaba comiendo una dieta normal. Para las personas que piensan que podría ser inusual, yo diría que simplemente inténtalo, ya que puede ayudarte a sentirte mejor contigo mismo”.

En un principio se volvió vegana debido a cuestiones éticas de la manera en la que se obtiene la carne, pero ahora ha buscado una alternativa distinta ante el maltrato animal.

“Obtengo mi propia carne de un granjero local. Sé que viene de un buen lugar, por lo que las preocupaciones éticas que tenía antes ya no me preocupan más”.

“Las verduras y las semillas, que durante mucho tiempo fueron mi única fuente de alimento, son en realidad antinutrientes, compuestos que, si se consumen en exceso, interfieren en que su intestino absorba lo que necesita. Y eso definitivamente me afectó a largo plazo”.

Comentarios