Sueldos inútiles

Municipios y Comunas ante la opción de despedir a sus empleados ineficientes

La crisis económica desatada por la pandemia del COVID-19 aceleró una decisión ya impostergable: o embargan todas sus cuentas, como ocurre hoy, o recuperan y ofrecen los servicios básicos a todos sus vecinos


Varios intendentes y presidentes comunales de la región, y de gran parte de esta provincia, están ante el dilema de tomar una decisión que no desean, pero que debido a las actuales circunstancias derivadas de la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19, ya no tienen muchas más alternativas.

Para el caso del Cordón Industrial, existen localidades como Capitán Bermúdez y Fray Luis Beltrán que están abonando los sueldos de sus empleados a base de girar en descubierto en entidades bancarias; ergo, para cumplir con el pago de esos haberes el municipio se endeuda y encima paga intereses.

La administración de Mariano Cominelli, en Fray Luis Beltrán, debió recurrir el mes pasado a dicha opción. Y seguramente hará lo mismo para cubrir los sueldos de mayo.

En el caso de la gestión que encabeza Daniel Cianlli en Capitán Bermúdez, hace rato que optó por esta modalidad, ya que de otra manera, le sería imposible cumplir en tiempo y forma con dichos salarios.

Ambos municipios tienen graves problemas a la hora de recaudar tributos. Los contribuyentes domiciliarios mantienen un bajo porcentaje de pago de la TGI y los comerciantes abonan como y cuando pueden el DRI. Y si se trata de industrias, sólo Celulosa Argentina quedó en pie.

A eso se suma las dificultades para el acceso a la distribución de coparticipaciones y/o subsidios. E incluso han tenido que echar mano a recursos que se les envía para otros fines, como la ejecución de obra pública, a fin de sostener los gastos de salarios.

La pregunta es ¿Cuántos de esos empleados municipales son imprescindibles para sostener una estructura de servicios como la que poseen estos municipios? ¿Cómo accedieron esos mismos empleados municipales a sus cargos, si sorteando concursos como marca la ley o por “acomodos” políticos? ¿Cómo están distribuidos esos empleados municipales para garantizar un fiel cumplimiento de todas las funciones previstas en el organigrama municipal?

Si se realiza una rápida lectura se observará que a la par de las tareas asignadas a los empleados públicos hay empresas privadas que prestan servicios similares. O en todo caso, aquellas tareas que corresponderían efectuar los empleados municipales son desarrolladas por privados.

Una primera explicación al fenómeno surge de la falta de agentes en determinadas áreas, en contraposición a la superpoblación en otras. Eso ocurre en Fray Luis Beltrán y no hay manera de reencauzar tal situación. Cuando intentó hacerlo el gremio que tiene como referente a Jesús Monzón, líder de la CGT San Lorenzo, puso el grito en el cielo.

Ese mismo sindicalista fue quien le puso la espada en la espalda del intendente Daniel Cinalli al momento de negociar la forma de pago de los salarios de los trabajadores en un municipio prácticamente en ruinas como fue el que heredó, Y no le importó en lo más mínimo si lo hacía endeudándose, restando servicios para el grueso de la población y/o hipotecando el futuro de la ciudad, entre ellos, a sus propios afiliados, ya que llegará un momento en que esos sueldos, pagados con la actual modalidad, será imposible de seguir haciéndolo.

Lo que se describe en estas líneas no ocurre en estas dos ciudades, sino en la inmensa mayoría de las administraciones municipales y comunales de todo Santa Fe.

El problema es cómo adoptar una determinación que redunde en un equilibrio de sus cuentas, sin tener que privilegiar sólo a los empleados municipales, esos mismos entre los que están aquellos que ocupan sus puestos por concurso y cumplen fielmente con sus funciones, y los otros que arribaron por acomodos políticos y cuando acuden a sus empleos no sólo que no están preparados para sus labores, sino que lo hacen a paso cansino, lento, torpe y poniendo siempre como excusas trabas burocráticas. Y ni hablar de la dirigencia sindical, cómplice de dicho presente

¿Cuánto podrán sostenerse estos municipios, y cualquier otro, pagando sueldos de esta manera?

 

Comentarios