Murió de un disparo accidental mientras cazaba en las islas con su padre y un amigo

Un joven de 23 años, identificado como Mauricio Jesús Hereñú, murió por un disparo, aparentemente de manera accidental, mientras estaba en la zona de las islas cazando con su padre y un amigo.


Un joven falleció este jueves de un escopetazo en la frente mientras se encontraba en las islas del Paraná. Dos chicos lo trasladaron, ya sin vida, en canoa hacia la costa de Granadero Baigorria y la hipótesis más fuerte era la de un accidente.

El hecho ocurrió sobre el mediodía por causas que se intentan establecer, aunque se cree que la víctima –indetificada como Jesús Mauricio Ereñú, de 20 años– habría estado cazando y se disparó sola aunque sin intención.

Según el testimonio de dos chicos que lo cargaron en su embarcación y lo transportaron hacia Baigorria, ellos también se encontraban en las islas, pescando, y escucharon un tiro. Posterior a eso, dijeron, vieron al muchacho desvanecido y con el rostro ensangrentado.

Fue entonces que en el mismo lugar –zona de El Espinillo, jurisdicción de la provincia de Entre Ríos– lo cargaron en su canoa y lo cruzaron hasta la costa, donde llegó sin vida.

En el lugar trabajaba la Policía de Investigaciones y la fiscal Mariana Prunotto, que tomó el caso. Las fuentes reconocieron que la principal hipótesis es la de un hecho accidental.

Comentarios