El peor final

Murió el joven que se electrocutó por robar cables subterraneos

Tenía 21 años y estaba en situación de calle. Estos robos se multiplican y en su mayoría son cometidos para seguir consumiendo drogas


En una lamentable noticia, Ezequiel Francisco Curaba, un joven de 21 años en situación de calle, falleció esta mañana tras electrocutarse mientras intentaba robar cables de alta tensión para vender el cobre. Curaba, quien ya tenía antecedentes delictivos, se encontraba en estado crítico desde su ingreso al Hospital de Emergencia Clemente Álvarez (HECA), con quemaduras del 90% en su cuerpo.

El paciente había «involucionado y no tuvo una respuesta favorable». A pesar de los esfuerzos del personal médico, el joven experimentó una falla multiorgánica, afectando pulmones, riñones y otros órganos. La situación se complicó aún más al aumentar significativamente la dosis de fármacos para mantener su presión estable.

Este trágico suceso pone de manifiesto los riesgos extremos a los que algunos individuos se ven empujados, destacando la necesidad de abordar los problemas sociales subyacentes que conducen a situaciones desesperadas como esta.

Comentarios