Murió tras embestir un árbol en la autopista Rosario-Santa Fe

Se salió de la cinta asfáltica y perdió el control de su coche. El fallecido es un joven sanlorencino y viajaba solo. Todo hace suponer que circulaba a excesiva velocidad.


Un tremendo accidente de tránsito acabó con la vida de un joven sanlorencino luego que el auto que conducía terminó por estrellarse contra un árbol a la vera de la autopista Rosario-Santa Fe.

El luctuoso hecho aconteció el pasado sábado por la mañana (alrededor de las ocho) en el kilómetro 29, justo frente al área de servicio donde se halla una estación de servicio, en jurisdicción de Timbúes.

Por razones que tratan de establecerse, Oscar Lonardi Campregher, de 24 años, domiciliado en San Lorenzo, perdió la estabilidad de su Peugeot 207 y se salió de la cinta asfáltica para terminar sobre la banquina y estrellándose contra un árbol, lo que le provocó su muerta al instante.

Las pericias para determinar lo sucedido están a cargo del los Bomberos Zapadores de San Lorenzo, que por el momento no aportaron mayor información por encontrarse la causa dentro del secreto de sumario.

Sin embargo, todo parece predecir que las razones del siniestro se debieron al exceso de velocidad con el que se trasladaba este Peugeot. Algunos minutos antes, y kilómetros arriba (jurisdicción de Oliveros) había tenido un incidente con un colectivo de la línea Tata Rápida, al que llegó a golpear en uno de sus laterales luego de haber protagonizado un trompo, del que pudo reponerse para continuar su viaje, sin detener su marcha.

“Cuando el colectivo pasó por el lugar del accidente, su chofer relató lo sucedió”, indicó el oficial Arnaldo Omarini, titular de los bomberos dela URXVII.

Respecto a la velocidad con la que se trasladaba, los bomberos locales indicaron no poder precisarlo, y que para eso, se deberá aguardar que técnicos de Rosario o Santa Fe lo determinen, pues acá, no poseen de los medios materiales para esa indagación.

Lo que sí a cambio confirmó fue que Lonardi Campergher fue el único protagonista del siniestro, sin que ningún otro vehículo formara parte de tal fatalidad, y que en el interior del coche, viajaba solamente el desafortunado joven.

“Todo hace presuponer que circulaba a una excesiva velocidad”, concluyó Omarini.

Comentarios