Muy mal: El mal hábito de mal estacionar en plena avenida San Martín, de San Lorenzo

Los automovilistas no respetan las normas y prescinden de todo sentido común al momento de estacionar sus coches en el área céntrica, cuando no también en los barrios


Los inspectores de tránsito tienen una maratónica tarea por delante: ordenar el tránsito en la zona céntrica de San Lorenzo, en especial, sobre la avenida San Martín. Es que no solo deben sortear las dificultades lógicas de un parque automotor que se duplicó (y hasta triplicó en pocos años) y las calles “angostadas” con la implementación del estacionamiento en ambas manos, sino también con la impericia del conductor, no de todos, pero sí de muchos.

Que resulta cada vez más complicado hallar un sitio para estacionar en plena avenida San Martín, es cierto, como así también en las calles adyacentes. Ni hablar cuando se está en horario pico; para ganar tiempo es mejor dejarlo por Sargento Cabral o Dorrego y arribar hasta avenida a pie. De paso, viene bien para la salud.

Sin embargo, muchos conductores se empecinan en dejar su auto lo más cerca posible del sitio donde deben trabajar, comprar o hacer alguna gestión. Y para eso, todo vale sin importar cuanta infracción se cometa.

Uno de los clásicos es estacionar en lugares prohibidos, sobre la línea amarilla, en una bocacalle o sobre una senda peatonal. Ni hablar cuando se interrumpe un acceso para discapacitados. Buenos, en la fotografía, una camioneta cuyo conductor se llevaría el primer premio: una tremenda infracción y multa.

En esta caso, un inspector de tránsito advirtió el hecho y le labró su correspondiente acta. Esta mañana, en la esquina de San Martín y Dr. Ghío. Mejor suerte se llevó el dueño de una camioneta europea, último modelo, estacionada también en zona prohibida en la ochava de enfrente, ya que no tenía boleta de infracción alguna dejada en su parabrisas.

Vaya a saber si los inspectores no notaron esa infracción o se amilanaron por tratarse de un coche valuado en…¿200 mil dólares?, o porque su dueño es una figura reconocida de la política, el sindicalismo y el empresariado local. ¡Quién lo sabrá!

Comentarios