Liquidaciones en baja

Nación analiza modificar escala de retenciones para la soja industrialziada

Forma parte de un paquete para favorecer e incrementar las colocaciones en el exterior. Las variaciones en el dólar y la política tributaria actual hace que el productor guarde la cosecha


El gobierno de Alberto Fernández está muy atento a lo que suceda a fin de septiembre cuando se conozca el resultado de las ventas de soja (y otros granos) al exterior. Es que la liquidación de divisas que genera este sector es el punto neurálgico de la economía nacional, y desde el mes pasado se evidencia una baja importante a raíz de los vaivenes del mercado cambiario y las últimas medidas adoptadas por la Nación respecto a los valores del dólar, según sea utilizado para qué.

En el caso de los productores agropecuarios, se ubica en los 50 pesos por dólar, ya que las liquidaciones se toman a base de su precio oficial de 80, pero deducido el 33 por ciento de retenciones tributarias, termina redondeando dicho valor.

Si se compara el precio del blue, la diferencia es casi del doble, y por ello se entiende que el chacarero guarde su cosecha y se siente a esperar mejores condiciones cambiarias.

De suceder, el gobierno dejará de recaudar un dinero que le es esencial y las empresas del sector evidenciarán más dificultades que las actuales para sostener su ritmo de productividad.

Por ello, la propuesta que se analiza es establecer un tipo de cambio diferencial, por un tiempo acotado. Es decir, ofrecerles un incentivo para que reciban un mejor valor por su cosecha.

También evalúa un pedido que hace tiempo le hicieron llegar los empresarios para reimplementar retenciones diferenciadas respecto a la exportación de granos sin procesar.

Hoy la industria del crushing de soja paga el mismo impuesto que aquel que embarca semillas sin procesar, esto es, sin darle valor agregado alguno. Por eso, mínimamente reclaman que se los «beneficie» con una caída de tres puntos en la tributación.

Según las estadísticas del Ministerio de Agricultura de la Nación, actualmente los productores tienen en su poder alrededor de 18,3 millones de toneladas de soja y otras 8 millones fueron venidas pero con precio a fijar, y esto significa que todavía quedan por liquidarse al menos u$s 12.000 millones de la campaña 2019/20.

El ingreso de divisas del agro, en lo que va del año, ya muestra un retroceso en torno del 12 por ciento.

Fuente: ámbito financiero

Comentarios