Nación y provincias absorben cada vez más crédito de la banca pública

Se estima que un 2013, con un mayor déficit en las provincias y problemas para emitir deuda en el exterior esa cifra podría aumentar al sumarse la presión tanto sobre los bancos públicos como los privados.


Los bancos públicos acompañan las necesidades de fondos del Estado incrementando el monto prestado a los gobiernos nacionales, provinciales y municipales. Una tendencia que se estima se profundizará el año que viene, a partir de los mayores déficits provinciales y las dificultades para emitir deuda en el exterior.

Esa necesidad de financiamiento provincial podría frenar un fenómeno que se mantiene en los últimos diez años: que la proporción de crédito al sector público caiga sobre el total. En particular este año ayudaron el programa del Bicentenario y la obligación de prestar el 5% de los depósitos, ambos a tasa subsidiada.

El Banco Nación (BNA) incrementó 5 puntos porcentuales el alza del financiamiento público este año. Su cartera estatal creció un 20% entre diciembre 2011 y agosto 2012, al cerrar con un stock de $ 29.919 millones, según los últimos datos del Banco Central (BCRA). Para el mismo período del año pasado, la suba había sido del 15%.

Estos datos no incluyen la cartera de títulos, que, según los últimos datos disponibles, contaba con unos $ 59.161 millones, prácticamente todos en bonos públicos incluyendo letras del BCRA (al que ayuda a esterilizar los pesos que emite y a acumular reservas).

El financiamiento bancario al sector público no financiero está sustentado básicamente por el BNA, con el 82,8% del total de los préstamos, según el último informe de Reporte Económico (RE). Junto con el Banco Ciudad de Buenos Aires (6,9%) y el Provincia de Buenos Aires (4,9%) ofrecen el 95% de los créditos que toma el Estado.

El BNA es el más activo financiando al Estado, se estima, al prestar todo el alza de los depósitos al sector público hasta el límite máximo del 30% del total de esos pasivos. En cambio, el crecimiento del stock de préstamos al sector público del Ciudad fue del 2,1%, hasta $ 2.507,8 millones, por debajo del alza registrada para el mismo período del año pasado (4,3%). En tanto, en el Provincia se observó una caída del 17,76%, hasta $ 1.787,4 millones.

A pesar del rol activo del BNA para financiar el déficit público, creciente desde 2008, la proporción de créditos al Estado en su cartera era en agosto del 35,6%, cuando a diciembre de 2003 era del 48 por ciento.

Este año ayudó la política activa de los créditos al Bicentenario al 9,9%, así como la obligación que impuso la Comunicación 5319 del BCRA de prestar a una tasa del 15% a empresas, que hicieron avanzar más rápido, casi al 29%, los créditos a los privados en esa entidad.

La preocupación es por el año que viene. En 2013, el déficit fiscal de las provincias parte de un piso de los $ 12.000 millones con que cerrarán este año y sin posibilidades de emitir bonos en el exterior mientras dure el cepo cambiario y el default de la deuda soberana.
?2013 es un año con dificultades por parte de las provincias, con más necesidades de fondos. Estamos alertando que hay que mirar, dentro de un sistema financiero que crece a una tasa razonable, cómo el BNA usa los fondos para financiar al sector público porque, cuando las provincias salgan a buscar fondos, van a ir al Tesoro y éste va a echar mano al BNA?, dijo Alejandro Banzas, el economista jefe de RE, a este diario. Consultados por El Cronista, en el BNA no quisieron hacer comentarios.

Por lo pronto, el BCRA ya emitió la Comunicación 5369, que abarató el financiamiento del sector público para las entidades, al no tener que integrar requisitos de capital por ese tipo de operaciones. ?En 2013 va a haber mucha presión para que los bancos presten a las provincias, y ya salió la comunicación para aliviar las normas?, dijo el economista Nicolás Dujovne. ?Va a dejar de caer el riesgo público, como sucedió en los últimos 8 o 9 años?, agregó, y estimó que los préstamos al Estado crecerán al mismo ritmo que a los privados, aunque las autoridades continúen con los incentivos a prestar a tasa subsidiada.

Comentarios