Tribunales de San Lorenzo

Negaron prisión domiciliaria a los autores del crimen del Negro Gutiérrez

Belén "Belu" Mimbrero y Diego "Porteñito" Pérez continuarán en prisión efectiva tras la audiencia de revisión de la medida cautelar. Ambos imputados afrontan una pena en expectativa de prisión perpetua.

La Justicia de San Lorenzo le negó el beneficio de la prisión domiciliaria a los dos detenidos por el crimen del camarógrafo Gustavo Gutiérrez, ocurrido el pasado 29 de diciembre en un ataque armado en Genaro Roldán y Perú. Por el asesinato del trabajador de prensa, se prevé una pena de prisión perpetua para los acusados.

El juez Carlos Gazza resolvió extender la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley, es decir hasta el juicio, a los imputados Belén “Belu” Mimbrero y Diego Jesús “Porteñito” Pérez, quienes a través de la defensa pública de Franco Fosco solicitaron transitar el proceso judicial en prisión domiciliaria.

La investigación del hecho, a cargo del fiscal Juan Carlos Ledesma, no descarta que haya habido un tercer participante en el crimen del Negro Gutiérrez. “Se están peritando 54 celulares e inclusive un teléfono que le secuestraron a Mimbrero en la celda en donde cumple la prisión preventiva”, apuntó el querellante Daniel Machado.

En la audiencia de imputación del pasado 6 de enero, Ledesma enfatizó que “tuvieron voluntad de matar. No era voluntad de asustar o amedrentar. No le dispararon a una pierna; lo hicieron por la espalda”.

“Mimbrero fue la mujer que entregó a Gutiérrez, pactaron horario y lugar del encuentro. Lo emboscaron y le efectuaron dos disparos letales”, lamentó Ledesma. “Es aberrante sesgar una vida por un objeto. Y eso prevé una pena de prisión perpetua”, advirtió en aquella audiencia.

A las 3.28 de la madrugada de aquel 29 de diciembre se produjo una conversación por Facebook entre el Negro Gutiérrez y Belén Mimbrero. “¿Cuándo nos vemos?”, le preguntó la mujer. “Si querés ahora que estoy al pedo”, contestó el camarógrafo. Lo citó en Perú y Genaro Roldán, cuando una testigo dio cuenta de que Belu estaba a esa misma hora sentada en la puerta de su casa de Islas Malvinas y Alemania, a 300 metros de donde se consumó la emboscada.

“Aguantame cinco minutos más que se me despertó la nena”, le pidió Belu, mientras el camarógrafo ya estaba en la esquina de Perú y Genaro Roldán. Entonces lo tomó por sorpresa el Porteñito con un arma de fuego, para robarle el auto y el celular. En la audiencia imputativa, el fiscal Ledesma no descartó que en el hecho haya participado un tercero.

Gutiérrez estaba a bordo de su Volkswagen Gol color gris, cuando fue emboscado por el Porteñito, quien le disparó en dos oportunidades con un arma de fuego calibre 22. Las heridas le provocaron la muerte al camarógrafo minutos después, por hemorragia masiva en paquete vascular del cuello, precisó la autopsia. El auto apareció horas después prendido fuego en la localidad de Pueblo Andino, a 15 kilómetros al oeste de San Lorenzo.

“Ese fui yo, estaba re empastillado”. El peritaje de los celulares secuestrados reveló que el Porteñito le mandó capturas de pantalla de la noticia a un contacto de Facebook, sobre el crimen del Negro Gutiérrez. “No quería ponerlo”, se excusó en relación a dispararle para ocasionarle la muerte al camarógrafo. En tanto, a otro contacto amigo le pidió por redes sociales: “Cuidá a mi vieja, que tengo a la yuta dando vueltas por mi casa. Estaba re empastillado”.

A pesar del robo del celular del Negro Gutiérrez, personal de informática de la Agencia de Investigación Criminal logró recuperar información a través de la computadora personal del Negro Gutiérrez. Pudieron comprobar que en su casa de Puerto San Martín tenía todas las redes sociales abiertas y también acreditar que aquella madrugada de jueves había mantenido una conversación con la usuaria “Lah Belu” en Facebook, que pertenece a Belén Mimbrero.