Belgrano y Colón

“No culpen a nadie”: el pacto suicida de un matrimonio que conmueve a San Lorenzo

Una nota apareció arriba de la mesa para justificar una trágica decisión que para el común de la gente se torna injustificable. Adriana y Cacho compartían vida desde que eran adolescentes y ayer decidieron terminar con sus vidas.


“No culpen a nadie: Cacho”. La nota apareció arriba de la mesa, para justificar una trágica decisión que para el común de la gente se torna injustificable: Adriana y Cacho compartían vida desde que eran adolescentes. Ella tenía 75 años y era docente jubilada. Él era un año menor. Ayer ambos aparecieron sin vida en su casa de Belgrano y Colón, ubicada en esa esquina que luce desbordante de plantas y enredaderas frente al Campo de la Gloria.

Los indicios apuntan que se trató de un pacto suicida, señalaron desde la investigación. Los cuerpos fueron trasladados a Rosario para que sean sometidos a autopsia en el Instituto Médico Legal. Y también secuestraron dos tazas de té que hallaron en la mesada de la cocina, para la realización de análisis toxicológicos. Sospechan que ingirieron algún componente químico para quitarse la vida.

Aseguran que el hermano de Adriana -que solía frecuentarlos- encontró la puerta abierta de la casa. Según informó Fiscalía, los cuerpos no presentaban signos de violencia ni tampoco hallaron desorden o indicios de robo en la vivienda.

Las autopsias corroborarán las causas del fallecimiento de Adriana y Cacho, aunque desde el Ministerio Público de la Acusación advirtieron que el informe suele demorar. La investigación a cargo de la fiscal Natalia Benvenuto va detrás de la principal hipótesis de que ambos murieron por envenenamiento.

Cuentan que Adriana tenía una enfermedad irreversible, que afectaba a su memoria. Jubilada de la docencia, tiempo atrás solía pasear por la costanera sanlorencina junto a su marido y su hermano, señalaron amigos de la familia. Un hábito que últimamente ya no realizaba tan seguido a partir de su deteriorada salud.

Ayer Adriana y Cacho decidieron terminar con sus vidas. Con un pedido que Cacho plasmó en una nota: “No culpen a nadie”.

Comentarios