Noche violenta: la pelea que dejó un herido de bala el domingo se inició adentro del boliche Fendi

Así se constata en las declaraciones de los involucrados. Un policía fue apartado de su cargo y es investigado. El joven herido quedó imputado por resistencia a la autoridad. En el medio, un abogado que contradice los dichos de su propio cliente. Todos los detalles.


El domingo a la mañana, sobre las 6.30 horas, un grupo de entre 40 y 50 jóvenes protagonizó una feroz gresca en pleno centro de la San Lorenzo, en la esquina de Av. San Martín y Artigas. Los motivos que originaron semejante hecatombe no están claros aún, pero lo que se sabe ahora es que los inconvenientes se iniciaron dentro del boliche donde estaban la mayoría de los díscolos, Fendi.

La pelea terminó con dos personas heridas. Un policía, que recibió una patada en una pierna y otra patada en el pecho, y un joven que recibió un disparo de goma en la parte posterior del muslo izquierdo. Los hechos, cuatro días más tarde, comienzan a esclarecerse.

Los  hechos

Según pudo constatar SL24, la pelea comenzó dentro del boliche ubicado sobre Av. San Martín 1585 de San Lorenzo. Y continuó afuera, llegando a su punto máximo de violencia en la esquina de calle Artigas.

En ese momento, un patrullero que pasaba por el lugar detuvo su marcha y dos policías intentaron disuadir a los violentos. Pero su voz ni siquiera fue escuchada, por lo que los uniformados decidieron pedir refuerzos. Llegaron otros cuatro policías, haciendo un total de seis, quedando todavía muy lejos de los casi 50 jóvenes que seguían peleándose.

Mientras intentaba disuadir a los presentes, uno de los uniformados fue encerrado por al menos tres jóvenes. Uno de ellos, fuera de sí, le dio una fuerte patada en una pierna primero y luego otra patada en el pecho, provocándole una contusión en el tórax, herida que luego constató el médico policial pese a tener puesto el chaleco antibalas.

Tras la agresión, y caído al suelo por la segunda patada, el policía logró sacar su arma y disparó hacia el aire. Segundos después, al ver que los presentes no se disuadían, decidió disparar contra el piso, provocando que los perdigones de goma reboten e impacten –hecho del que en el momento no tuvo conocimiento- en la parte posterior de uno de los jóvenes.

Tras el hecho, y ya con la mayoría de los jóvenes dispersados, un móvil policial logró ver a pocos metros del lugar, en Av. San Martín y Bv Urquiza, que un joven caminaba con cierta dificultad. Los policías se acercaron y al ver que estaba herido lo llevaron al Hospital local.

El joven herido era Agustín Alan R., de 23 años y oriundo de la ciudad de Rosario. Según su declaración, el joven participaba de la gresca cuando recibió por parte de un policía un disparo de bala de goma en la parte posterior de la pierna. En la misma declaración el muchacho señala que fue llevado primero al hospital y luego a la comisaría, donde debió prestar testimonio por los hechos.

Las investigaciones posteriores, basadas principalmente en declaraciones cruzadas, señalaron que este joven fue quien agredió al policía que disparó. Así, el destino unió a los dos masculinos que luego de los hechos quedaron imputados en diferentes causas.

Este lunes, 24 horas después del hecho, el fiscal de San Lorenzo Dr. Leandro Lucente, comenzó dos causas en paralelo por lo sucedido. Por un lado, el policía que disparó su arma antitumulto quedó momentáneamente apartado de su cargo. Al mismo se le retiró su arma y ahora pesa sobre él una investigación por “lesiones graves culposas”. El joven rosarino, por su parte, quedó implicado en el hecho y es investigado por “resistencia a la autoridad”.

El devenir de la investigación marca que ambos deberán prestar declaraciones ante el fiscal para explicar qué fue lo que realmente pasó en la caótica mañana del domingo.

Declaraciones cruzadas y denuncia

El lunes por la mañana, el abogado del joven herido declaró en Radio 2 de Rosario que Agustín había sido detenido de manera ilegal. Contradiciendo a su propio cliente, el letrado dijo: “(Agustín) Venía hablando con una amiga y cuando sale (de Fendi) ve a unas 50 personas peleándose. Entre ellos, ve a dos amigos y ahí se mete para tratar de separar”, contó el Dr. Guillermo Pereyra Broggini. “Y a una distancia corta un policía le dispara con una bala de goma, provocándole una herida en una pierna”, agregó.

Seguidamente, “un amigo lo carga en el auto para llevarlo a asistencia médica. Los intercepta un patrullero y lo baja para llevarlo a la comisaría. Y lo llevan a la comisaría antes de ser llevado para recibir asistencia médica. Primero lo llevan a la comisaría y luego lo llevan, en el mismo patrullero, al Hospital Granaderos a Caballo. Esa declaración está viciada de antemano. No tiene validez porque no se respetaron los derechos de mi cliente”, contó el abogado.

La declaración posterior del abogado no se condice con la declaración que Agustín prestó en sede policial, donde dijo que primero fue llevado al hospital y luego a la comisaría.

Derecho a réplica

Consultado por SL24, Pablo González, encargado del boliche Fendi, sostuvo que no tiene constatación de que se haya iniciado algún tipo de conflicto en su local. Según declaró González, en ninguna de las cámaras de seguridad que tiene Fendi se ven peleas o forcejeos entre personas. Las imágenes no fueron difundidas hasta el momento. Incluso, y figura en las actas de actuación, el policía adicional que trabaja en el boliche fue quien alertó sobre lo que pasaba afuera al servicio 911.

Comentarios