Nueva modalidad delictiva: robos “piraña”

Cuatro vecinos de Granadero Baigorria fueron violentamente asaltados por una banda que actuó mediante la modalidad de robo piraña. En Rosario se produjo un caso similar en la salida de la Autopista a Buenos Aires.


En cuanto al robo en Baigorria, y según el relato de las víctimas, los asaltantes se manejaron a bordo de motos, con absoluta impunidad, blandiendo armas y disparando al aire «como si fuera la mejor película de Cowboys» en poco menos de quince minutos.

«Lo tengo que describir como una horda rabiosa. Aparecieron siete tipos desquiciados, me rodearon, y uno de ellos me pegó con la culatazo en la costilla y me sacó la cartera», describió Laura, una de los vecinos asaltados por una banda de delincuentes que se desplazaban en moto, en las inmediaciones de Callao y Orsetti, en la vecina ciudad de Granadero Baigorria.

Sin embargo, la víctima indicó que ese fue sólo el comienzo de un raid delictivo cuyo relato es estremecedor. «Mientras lloraba de rabia, porque me habían sacado todo lo que tenía, escucho seis tiros. A los cinco minutos viene gente corriendo y me entero que a un hombre le exigieron todo lo que tenía colocándole el revólver en la cabeza y disparando tiros al aire. Lo mismo le sucedió a una señora, que lloraba desconsolada. Y atrás apareció un chico con su moto totalmente baleada», precisó.

Asimismo, señaló que «no contentos con lo que habían hecho, pasan por delante de nosotros blandiendo armas como si fuera la mejor película de Cowboys (sic) sin ningún problema y con una impunidad absoluta».

En Rosario, automovilistas que entraban a la ciudad por la autopista a Buenos Aires fueron sorprendidos por personas armadas que los asaltaron, tras verse obligados a detener la marcha, a causa de obras de de pavimentación. Reclamaron presencia policial

Alrededor de las 13 de este miércoles, decenas de automovilistas quedaron “atrapados” en un embotellamiento, en el ingreso a Rosario por la autopista a Buenos Aires, a metros de Circunvalación. La situación fue aprovechada por personas armadas que se avalanzaron sobre los vehículos y despojaron a conductores y pasajeros de sus pertenencias.

“La gente entró en pánico y empezó a doblar en U para escapar del lugar lo antes posible. Entonces, con mi compañero llamamos al 911 para denunciar lo que estaba pasando. Nos dijeron que mandarían un móvil rápido, pero pasaron varios minutos sin que apareciera la policía. Nos fuimos del lugar y recién vimos un móvil policial que se dirigía a la zona, cuando habíamos recorrido unos kilómetros. El móvil iba despacio, sin luces, ni sirena”, relató el hombre, sorprendido por la ausencia de controles en una zona de elevada inseguridad.

Comentarios