[Nuevos detalles] Persecución por la autopista: delincuentes habían asaltado una farmacia y atado a toda una familia

Cuatro delincuentes huían en dos autos tras protagonizar un robo en la localidad de Clarke. Se enfrentaron con la policía y uno fue detenido.


El robo se produjo anoche, sobre las 20 horas, en la farmacia Birocco de Av. Centenario al 500 de la localidad de Clarke. Cuatro individuos escaparon del lugar a bordo de un Toyota Corolla y un Renault Megane luego de levantar un cuantioso botín.

Tras el robo se inició un fuerte operativo cerrojo, a cargo de la Comisaría 4° de Serodino y 12° de Oliveros, ambas de la Unidad Regional X, los que luego fueron apoyados por el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional XVII, que interceptó en el km 15 de la autopista Rosario Santa Fe a los delincuentes.

Producto de esa maniobra policial, el Toyota que usaban los rufianes fue a parar a la zanja, desde el cual salieron los tres ocupantes del rodado corriendo hacia el campo. La policía logró detener allí al conductor, un hombre de 49 años con domicilio en la ciudad de Rosario, a quien se le secuestró un arma de fuego tipo pistola calibre 1125 con proyectiles. Desde el interior del auto se recuperó parte de los elementos sustraídos en la farmacia. El segundo auto, con otro delincuentes que estaba sólo, logró escapar.

Horas de terror

El robo se produjo a las 20 horas luego de que la propietaria de la farmacia cerrara el local. Pasaron unos minutos y sonó el timbre; era un hombre -desconocido- que le pedía un medicamento determinado. Y cuando la mujer abrió la puerta el rufián mostró un arma de fuego y sus verdaderas intenciones.

A partir de allí todo fue de terror. El delincuente obligó a la mujer a ingresar a la vivienda continua y detrás de él ingresan otros tres sujetos que comenzaron a guardar en una bolsa objetos de la farmacia, principalmente relojes, alhajas y perfumes.

Uno de los delincuentes llevó a la mujer a la parte trasera de la vivienda, donde había otros habitantes. A punta de pistola y golpeándola le pedía dinero, el cual obtuvo -no trascendió la cantidad- luego de dejarlos atados.

 

 

Comentarios