#NuevosDatos Mafia china en Timbúes: algo así como «pagame o exploto todo»

Así podría graficarse la detención del ciudadano chino que dejó una granada en la caja de un supermercado de Timbúes. El acto fue considerado una "intimación de pago".


Grande fue la sorpresa de los vecinos de Timbúes este miércoles, cuando en una supermercado chino ubicado en San Martín 1416 un ciudadano oriental dejó, sobre la caja registradora, una granada de mano. Se trataba de un artefacto FMK2, que luego se supo, no tenía posibilidades de explotar.

Surgieron nuevos datos tras la detención del chino unabomber. Es que el hombre detenido tras el hecho; porque dos horas después del dejar el artefacto el mismo hombre regresó en búsqueda del dinero que exigía, pero efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) lo estaban esperando y lo detuvieron para ponerlo a disposición del fiscal federal Marcelo Di Giovanni y el juez federal Marcelo Bailaque.

La denuncia la realizó el comerciante chino X.Y., de 31 años. Cuando la policía llegó al supermercado New, ubicado sobre la ruta nacional 11, se encontraron con una granada de mano FMK2, originaria de la Fábrica Militar de Armas de Fray Luis Beltrán y con fecha de fabricación en 2010. De haber explotado, su poder de acción hubiese cubierto un radio de 7 metros.

Cuando la policía consultó al supermercadista, éste indicó que «un connacional lo había visitado alrededor de las 18 y le había dejado la granada como advertencia». «La granada no estaba activada porque le faltaba el tren de fuego, es decir lo que la hace detonar. Pero sin embargo se tomaron todos los recaudos necesarios con la Brigada de Explosivos de San Lorenzo», indicó una fuente policial.

Dos horas más tarde, cuando efectivos de Inteligencia de PDI chequeaban las grabaciones de las cámaras de videovigilancia del comercio, al súper chino llegó la misma persona que había dejado la granada. Entonces el hombre fue detenido. Se lo identificó como He Ming Wei, de 35 años, con domicilio en una pensión de Felipe Moré al 3200, en el barrio Moderno de Rosario.

«Se está tratando de determinar la motivación de la extorsión y si este hecho guarda relación con otros ocurridos en Rosario. En principio la mecánica no fue el papelito escrito en chino mandarín mediante el cual le informan al comerciante qué monto de dinero debe tributar para seguir con las puertas abiertas. No parece una intimación de pago mensual, pero es una investigación que recién comienza y que como en todos los casos con ciudadanos chinos se complica por la barrera idiomática», indicó una fuente ligada a la investigación. «Y habrá que ver qué temperamento adoptará el fiscal en cuanto a la granada que corresponde a un lote de 2010 y no sabemos cómo llegó a manos civiles», agregó.

Comentarios