Obreros chaqueños dormían en un obrador dentro del INTA Oliveros

La Uocra San Lorenzo realizó, en compañía del Ministerio de Trabajo de la Provincia, una constatación. Piden el pago de quincenas atrasadas y cumplimiento de medidas de higiene y seguridad laboral.


Una situación al borde de lo infrahumano fue lo hallado por dirigentes de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) de San Lorenzo dentro del predio que INTA posee en Oliveros.

“Encontramos a un grupo de trabajadores durmiendo desde hace tres días dentro del obrador”, explicó uno de los sindicalistas que se hizo presente en el lugar, acompañado por miembros de la comisión directiva gremial y representantes del Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Fue el área de Seguridad e Higiene la encargada de efectuar las constataciones, determinándose que, al momento de arribar al sitio denunciado, esto fue el viernes al mediodía, la alusión del sindicalista no pudo ratificarse, aunque sí verificaron la falta de calzados y ropas de trabajo adecuadas, como así también, elementos de seguridad.

“Esta empresa debe regularizar los sueldos de varios meses, pues se liquidaron como quisieron, sin respetar el convenio colectivo, además de adeudar la última quincena”, precisó Carlos Vergara, delegado a cargo de la Uocra San Lorenzo, con jurisdicción en Oliveros.

Respecto a la firma contratista, se trata de Empresas de Construcciones Civiles SA, con domicilio en la provincia de Chaco, y tiene a su cargo la construcción de un futuro laboratorio que servirá para su uso por parte del INTA.

Desde agosto pasado presta sus servicios, y desde entonces, de acuerdo a la versión sindical, se vienen arrastrando los problemas. “Las liquidaciones mal efectuadas se retrotraen a entonces, y ya es tiempo suficiente para que se regularice”, afirmaron desde el gremio.

Más allá de estas diferencias salariales y la ausencia de ropas y elementos de seguridad imprescindibles para cumplir con el marco legal vigente y proteger así a cada obrero, lo más sugestivo que pudo observarse en el lugar de la obra fue el estado en el que se encontraban varios operarios.

De un total de quince obreros que prestan servicios en la actualidad, 9 son oriundos del pueblo (Oliveros) y 6 provienen del Chaco. Estos últimos son los que alegaron estar sometidos a condiciones infrahumanas. “Hace tres días que nos echaron de una casa en la que parábamos, y como no teníamos donde ir, nos vinimos al obrador”, confió uno de ellos.

Durante la inspección pudo observarse la existencia, en el lugar, de tres colchones, que eran los que utilizaban para descansar por las noches. De más está decir que no poseían más que las condiciones edilicias que puede ofrecer una obra en construcción, y que por descripción del gremio, ni siquiera cumple con los requisitos mínimos de higiene laboral.

“Esta inspección es parte del trabajo que venimos desarrollando desde hace algunos meses para controlar que las patronales cumplan con lo que dicta la ley. En lo que va del año, el Ministerio de Trabajo ha realizado varias inspecciones en San Lorenzo, Puerto San Martín, Timbúes y ahora Oliveros, y seguiremos en este camino”, indicó Carlos Vergara.

Tras la inspección en INTA Oliveros, el gremio aguarda que la empresa se comprometa a abonar lo adeudado a los trabajadores y cumpla con la provisión de elementos de seguridad, además de aportarle a los obreros chaqueños un lugar donde pernotar.  “Esto último ya fue resuelto, ahora esperamos que satisfagan las otras demandas”, concluyó Vergara.

La Capital

Comentarios