¿Quien tiene la plata?

Organizadores de fiesta acusaron a sus socios por estafadores y no devolver las entradas

Tres de los animadores del evento promocionado para fin de año denunciaron en sede policial los detalles del engaño. De San Lorenzo se haría en Capitán Bermúdez, pero allí no poseían permiso


De acuerdo al ritmo de venta de entradas se recaudó casi $1.000.000. Tras suspenderse la fiesta, hay muchos tickets sin reponer.

Tres de los organizadores de una fiesta que iba a realizarse en San Lorenzo bajo el nombre de “La Mansión”, y que luego se decidió trasladarla a las instalaciones de la disco “Fulana”, en Capitán Bermúdez, estuvieron en la redacción de SL24 para exponer que no tienen “responsabilidad alguna” en dicho evento y que tampoco disponen del dinero que debe devolverse a quienes adquirieron los tickets, habida cuenta que al final, la celebración no se hará.

Se trata de Jose y Kevin Bulatovich y Cristian Díaz, quienes originalmente participaban de su organización. Los dos primeros fueron quienes alquilaron un predio situado en la ruta A012, frente a la fábrica que Vicentín posee cerca del límite con Ricardone. En ese lugar iba a llevarse a cabo la fiesta, pero ante la falta de autorización municipal (y también atemorizados por las condiciones climáticas adversas, pues el encuentra iba a hacerse al aire libre), decidieron dar marcha atrás con el negocio.

Para entonces, se habían vendido más de 2 mil entradas, según indicaron, a través de un sistema de promoción directa, con promotores en calle que vendían y cobraban y que a cambio daban un ticket que no tenía registración municipal.

Clausurada la fiesta en San Lorenzo y también en Capitán Bermúdez, se planteó la necesidad de devolver dicho. ¿Quien lo tiene? “Nosotros no”, afirmaron.

Según indicaron, hay otras tres personas que estaban asociadas: Amilcar S, Lisandro A y Jonathan Mila, quienes disponen del nombre de “La Mansión” y quienes son los poseedores de la cuenta oficial en Instagran con la promocionaron la celebración. Y son ellas las que se encargaron de administrar el dinero de la recaudación.

Para quedar expuestos de cualquier responsabilidad civil y penal, los Bulatovich y Díaz confeccionaron un acta en sede policial informando que ellos ya habían desistido de seguir adelante con el evento. El dato surge porque los otros tres socios siguieron adelante y, desechada la posibilidad de hacerse en San Lorenzo, resolvieron trasladarla a Capitán Bermúdez, al boliche citado, acordando el negocio con sus dueños.

Y para ratificar sus dichos, dejaron constancia de ello en la sede de la comisaría 2º de Capitán Bermúdez, anoticiándose de los que iba a suceder, en ese preciso momento, tanto las autoridades policiales como municipales. “Ellos no sabían nada de lo que ocurriría esta noche, se enteraron por nosotros”, indicaron.

Sobre el dinero a devolver por la venta de entradas, ratificaron que ellos no lo tienen y sí que está en manos de los otros mencionados. Eso también lo dejaron constatado en las actas policiales.

A $500 por ticket sobre un total de 2.000 que se llevaban vendidos, la recaudación orillaría el $1.00.000.000, una cifra más que importante y que ahora quizás prosiga en alguna instancia judicial.

Cabe señalar que en la redacción de SL24, los entrevistados mostraron las actas policiales señaladas en la crónica donde dejan constancia oficial de su relato.

 

 

 

 

 

Comentarios