Ojo con los fideicomisos

Otro imputado por estafa en venta de departamento «desde el pozo»

Ya estaba acusado el dueño de una empresa fantasma. Ahora sumaron a un empleado. Cobraban por propiedades a futuro que nunca entregaron. Un ardid que se repite


Una causa judicial que investiga la actividad de una empresa constructora cuyo titular está imputado por estafar a personas que abonaron departamentos bajo el sistema “desde el pozo”, sumó otro acusado. Se trata de un empleado que captaba a los clientes y cobraba las cuotas a los potenciales propietarios.

Uno de ellos, que invirtió hace seis años unos 40.000 dólares por un monoambiente, que nunca le entregaron, impulsó la denuncia que tramita la unidad fiscal de Delitos Económicos y Complejos, en Rosario.

Hace pocos días, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) cerró el círculo sobre las personas involucradas en una causa penal donde se distingue el ardid de la empresa Urbe Construcciones SA, que concretó al menos tres estafas.

En diciembre de 2016, uno de los damnificados, Alejandro E, de 45 años, firmó un contrato y pagó casi 500.000 pesos como adelanto de un monoambiente que se construiría en Cerrito 1194, en Rosario. En ese acto, se comprometió a pagar cuotas mensuales y consecutivas de entre 7.000 y 8.000 mil pesos, hasta mediados de 2018, fecha prevista para la entrega del inmueble.

Concluido ese período, el departamento no le fue entregado, y en los años sucesivos se repitieron idas y vueltas, excusas, postergaciones y promesas incumplidas. En abril de 2021, radicó finalmente una denuncia.

El fiscal Miguel Moreno posó la lupa sobre el titular de Urbe Construcciones SA, identificado como Eduardo Néstor C, y un empleado, Sebastián A, quien se encargaba de captar clientes, cobrar cuotas y confeccionar recibos. A través de varias medidas, se constató que hubo otras dos personas perjudicadas.

En 2015 un inversor desembolsó 521 mil pesos como anticipo de un departamento en Sánchez de Bustamante 1301, y otro que en abril de 2018 aportó 390 mil pesos para adquirir un monoambiente en el mismo edificio.

Luego de allanamientos, entrecruzamiento de datos y acopio de evidencia que confirmaban las maniobras fraudulentas, la Fiscalía dispuso imputar a Eduardo Néstor C, por estafa en concurso real, en calidad de autor penalmente responsable.

Ahora quedó comprometido Sebastián A, un intermediario que tenía trato frecuente con los clientes y potenciales interesados, se encargaba de cobrar las cuotas en un estudio contable y promocionaba los emprendimientos inmobiliarios.

En una audiencia que se celebró la semana pasada, quedó imputado como coautor de las estafas. “El círculo se cerró en las dos personas que señalamos desde un primer momento como los autores de las maniobras. Ahora veremos cómo sigue la causa, que lleva un año y se investigó de forma prolija”, indicó Mariano Savia, abogado del denunciante.

Fuente: La Capital

Comentarios