Se llovía adentro de un micro, empapó a su chofer y el pasaje temió por lo peor

Una usuaria del transporte hizo la denuncia en su cuenta de Facebook y dijo haber temido por su vida ante la precariedad del sevricio


“Soy docente, a las doce (por ayer, al mediodía) tomé el colectivo interno 2, patente GET 491, desde Cañada de Gómez hacia Bustinza y de repente empezó a caer agua de la puerta de ingreso al transporte, pero lo más impresionante fue que comenzó a caer también del techo y sobre la cabeza, el rostro, las manos y la espalda del chofer”, describió una usuaria del servicio General Güemes, línea de transporte interurbano de la región que circula por las rutas 9 y 34, de acuerdo a lo vivenciado ayer.

La denuncia fue expuesta en una cuenta de Facebook, propiedad de Natalia Sofía Gaitán, quien hablando en primera persona expuso el riesgo al que ella y el resto del pasaje estuvieron expuestos.

“La sensación que me provocó la situación, fue de mucha tristeza…pensé en lo que le pasaría por la mente de ese laburante, como se debe sentir vulnerado, silenciado por temor a perder su trabajo…esto tiene relación directa con seguridad e higiene.. y es un derecho inherente de ese trabajador”, admitió.

“El no dijo nada…tomó una rejilla y se secó la cara sin perder de vista la atención al manejo, secó el volante y siguió”, continuó en su relato, y fue entonces cuando, como una aparición, descubrió el trasfondo de la situación.

“Ahí dimensioné el riesgo que corríamos todos los pasajeros si ese conductor de distraía y perdía el control del vehículo”.

“Fue una mezcla de sensaciones….deseo llegar sana y salva a mi hogar, pero no quiero salvarme sola, me importa mi prójimo”, acotó.

“Ruego a la empresa General Güemes recapacitar y dimensionar los valores éticos y morales, por encima de los económicos”, cerró

.

 

Comentarios