Pánico en San Lorenzo por nuevo escape de gas tóxico

Un fuerte escape de gas perjudicó a gran parte de la zona sur de San Lorenzo este domingo en la empresa Akzo Nobel. Funcionarios de Medio Ambiente, también perjudicados por el olor, ordenaron el cese de actividades de la industria.


Vecinos de la zona sur de San Lorenzo denunciaron este fin de semana un escape de gas en la empresa Akzo Nobel, ubicada al este del intercambiador de las rutas 11 y A012. Funcionarios municipales, también afectados, determinaron el cese de actividades de la industria.

“Tomamos conocimiento del escape el domingo al mediodía, cuando nos avisan desde Defensa Civil que había muchas denuncias de vecinos de zona sur, la mayaría de barrio Villa Feliza. Costaba respirar y el olor era muy fuerte. Funcionarios de nuestra área lo sintieron y sufrieron los efectos. Se constató lo que pasaba y se presentó en la portería de Akzo Nobel un pedido para que cese la actividad que se estaba desarrollando en el momento”, explicó en FM Vale el Lic. Andrés Stela, Secretario de Medio Ambiente de la Municipalidad de San Lorenzo.

Junto a los funcionarios, vecinos de la zona se presentaron en la empresa en forma espontánea. “Ellos también constataron, y figuran en acta, el olor que se percibía”, dijo Stella y precisó: “Ya hemos requerido un informe técnico de lo que sucedió a esta empresa y a todas las plantas del lugar”.

Según el funcionario municipal, desde la empresa Akzo Nobel explicaron que hubo un corte de energía el día sábado, lo que provocó una parada de planta no programada. “En el momento del olor dicen que no estaban produciendo, pero sí que estaban trabajando en volver a poner en marcha la industria”, dijo el Lic. Stella y ratificó: “El olor era muy fuerte, lo percibieron los vecinos, personal de nuestra secretaría y yo también”.

Al día de hoy la empresa trabaja de manera normal, sin impedimentos para producir. “Estamos recabando informes técnicos y pericias para saber qué pasó. Lo que se pidió es una modelización de la pluma de la chimenea, estudio que sirve para saber si esa chimenea era la que emanaba el olor. Se contempla el estado de la chimenea, la velocidad y dirección del viento”, precisó el secretario de medio ambiente.

Mal antecedente y posible sanción

Una vez recabada toda la información y que estén listos los resultados de los estudios solicitados por la Secretaría de Medio Ambiente, el Tribunal de Faltas local determinará qué sanciones le caben a la empresa. “La sanción que puede caberle es económica, una vez más, o incluso un cese de actividades”, dijo Stella.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que la empresa Akzo Nobel es protagonista de un hecho de esta naturaleza. “Ya hubo un episodio grave a principios de este año”, señaló el funcionario y recordó: “Se trató de una emisión de gases por chimenea baja en la planta de sulfito, que es la planta que neutraliza la emisión de gases. Fue un problema en una bomba que suministra la corriente de la neutralización de gases. Más allá de la sanción, la empresa debió presentar un proyecto para solucionar el tema”.

Comentarios