Estibadores pidieron que se normalice el gremio

Para Juárez que lo mira por TV: “No éramos cuatro como él decía”

Un grupo de más de 150 estibadores se reunieron en la sede del Centro de Contratación para pedirle al gobierno y la justicia que envie un nuevo interventor para poder normalizar el sindicato y llamar a elecciones.


Estibadores autoconvocados SUPA

El SUPA está acéfalo hace ya más de 30 días luego de que venciera los plazos de la intervención que tuviera como interventor a Marcelo Urban, quien fue designado por el ex Ministro de la Producción y trabajo Dante Sica. Días antes del vencimiento de la intervención el Ministro de Trabajo Claudio Moroni con el aval del Presidente de la Nación Alberto Fernández, habían nombrado a un joven abogado y hombre cercano a Sergio Massa, pero fuentes cercanas al Presidente aseguran que cuando Cristina Kirchner se enteró de la designación obligó a Eugenio Begue a renunciar.

Producto de estas internas políticas el gremio afronta grandes dificultades para continuar con su operatoria normal, ya que no puede tener acceso a las cuentas bancarias para pagar salarios a los trabajadores efectivos como así tampoco los servicios logísticas de traslado de personal a las diferentes terminales portuarias y los productos de protección de seguridad e higiene.

En el día de hoy estibadores autoconvocados realizaron una asamblea en la sede del gremio para hacer visible estas dificultades, la movida contó con la solidaridad de las empresas de estiba como así también con la de las terminales agroexportadoras que pararon sus embarques por 6 horas.

Quien se mostró molesto con esta iniciativa fue el ex secretario general del gremio, Heme Juárez que utilizó algunos medios para intentar minimizar la iniciativa y tirar agua para su molino, algunos estibadores cuando identificaban las cámaras de SL24 decían a los cronistas “esto es para Juárez que lo mira por TV, avisale que no somos cuatro”.

Hicieron uso de la palabra los integrantes de la agrupación Celeste y Blanca, Marcelo Vergara, José Ramón y Juan Rojas.

Comentarios