Pesado del narcotráfico

Pato tras las rejas por gerenciar la venta de droga en el Cordón Industrial

Le prometió al líder de Los Monos desplazar a Tito Marino, Willy Velázquez y Pipi Leys del mercado ilegal del narcomenudeo. Marcos Jeremías Mac Caddon quedó en prisión


Marcos Jeremías Mac Caddon, uno de los laderos de la banda narco de Los Monos, que estaba encargado de desplazar a organizaciones antagónicas a Ariel Máximo “Guille” Cantero, que también estaba al mando del manejo y de la venta de droga en el Cordón Industrial y en zona norte de Rosario, quedó en prisión preventiva hasta el juicio tras haber permanecido prófugo durante seis meses.

Los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery le atribuyeron a “Pato” Mac Caddon conformar junto a Ariel Máximo “Guille” Cantero, Leandro “Pollo” Vinardi, Pablo Nicolás Camino y Damián “Toro” Escobar, una asociación ilícita cuyo objeto era obtener dinero mediante el uso de violencia, amenazas a personas, usurpaciones de domicilios, abusos de armas y extorsiones. Asimismo ellos garantizaban la seguridad de barrios y zonas para cometer hechos delictivos.

Con la conformidad de Cantero -jefe de la organización- y de funcionarios públicos desplazó a los narcos que ejercían el control territorial en la zona norte de Rosario, Granadero Baigorria, Capitán Bermúdez, San Lorenzo y Puerto San Martín: Jehiel “Tito” Marino, Ramón “Willy” Velázquez y “Pipi” Leys, haciéndose cargo de la administración de los negocios legales e ilegales en esa zona, y participando de dichos beneficios a la célula comandada por Vinardi.

Según los investigadores, la asociación se estructura bajo la modalidad de células autónomas que operan de manera independiente, colaborando con un mismo fin común. Guille Cantero es el jefe de la asociación quien desde su lugar de detención en la unidad penitenciaria de Marcos Paz daba órdenes a Pato Mac Caddon, Pollo Vinardi, Pablo Camino, y Toro Escobar, quienes además poseen sus propias células o ramas de la organización y reportan al líder.

Asimismo cada uno de ellos procura favores ilícitos de funcionarios públicos para posibilitar el funcionamiento de los negocios delictivos de la organización. La asociación ilícita tiene una duración en el tiempo que data -al menos- desde marzo de 2020.

Pato Mac Caddon intercambió mensajes con Guille Cantero el 4 de marzo de 2021, a partir de lo cual comienza su liderazgo en la conducción de un grupo de personas. A fin de afianzar el dominio territorial de esta facción, Mac Caddon gestionó recursos humanos y materiales para lograr los fines de la organización, acordó con personal de fuerzas de seguridad y otros funcionarios públicos la obtención de favores ilícitos y omisiones de cumplir obligaciones que como tales debían, a cambio de entrega de dinero, y todo para favorecer el funcionamiento de la asociación ilícita, refiere la investigación.

Pato impartió órdenes a personas que se encontraban por debajo suyo en la estructura de la organización para cometer diversos hechos violentos, a través de la intimidación mediante el uso de armas de fuego. Dispuso de armas y vehículos para realizar diversos hechos violentos que fueron cometidos por él en persona o por miembros que se encuentran bajo su mando.

Según los fiscales, Mac Caddon gestionó el cobro de deudas de forma violenta con organizaciones antagónicas y con personas que le abonan sumas de dinero para poder ejercer distintos negocios -legales e ilegales- en la zona donde el mismo ejerce control territorial.

Para cumplir este cometido, Pato realizó el 9 de septiembre de 2021 un llamado telefónico exigiendo el pago de una suma de dinero con la conformidad de Guille Cantero y de funcionarios públicos desplazó a las personas que ejercían el control territorial en la zona norte de Rosario, Granadero Baigorria, Capitán Bermúdez, San Lorenzo y Puerto San Martín, haciéndose cargo de la administración de los negocios legales e ilegales en esa zona.

Quedó acreditado que el imputado mantuvo reuniones con personal de las fuerzas de seguridad con los cuales gestiona protección en la zona donde el mismo ejerce control territorial permitiéndole acceder a información relativa a las investigaciones existentes en la zona a su cargo, evitando que personas de su organización sean detenidas o en caso de que fueran detenidas que recuperen la libertad.

En la audiencia imputativa de este jueves, los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra le imputaron a Marcos Jeremías Mac Caddon los delitos de organizador de asociación ilícita; cohecho en carácter de autor y en grado de consumado con los delitos de extorsión en grado de tentativa, y amenazas coactivas en grado de instigador. La jueza Álvarez llevó adelante la audiencia y dispuso la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.

Comentarios