El gran panqueque

Peronistas eran los de antes

Por Nicolás Carugatti


Las autoridades del PJ

La política en San Lorenzo parece no dejar margen para las certezas  y el cierre de listas para concejales fue para alquilar balcones con sorpresas que rosan el ridículo por el nivel de «paquequismo».

El PJ de San Lorenzo esperaba tener una elección competitiva para lograr tener una de las bancas en el concejo luego de muy magras elecciones, todos esperaban la jugada del «Pipi» Traferri con la elección de sus candidatos ya que el senador eligió en 2017 a la periodista Gloria de los Rios consolidando la peor elección de la historia. Sin miedo a equivocarse Traferri en 2019 decidió ungir a Eduardo Ros como su candidato a intendente de la ciudad sacando menos votos de los que había cosechado Monica de la Quintana en las elecciones de 2007 cuando intento su reelección. Pero esté año y en medio de una guerra de poderes con el gobernador Omar Perotti Traferri decidió al menos para la tribuna no armar listas propias dentro del Peronismo sanlorencino y las sorpresas llegaron como baldes de agua fría.

El Peronismo tendrá compitiendo en la interna a dos ex funcionarios del intendente Leonardo Raimundo, el ex Secretario de Coordinación Esteban Arico y el ex presidente del concejo Eduardo Ros, ambos decidieron dirimir las diferencias con el oficialismo colonizando el partido del general y no dando la pelea interna en el Frente Civico y Social, espacio que les sirvió de paraguas durante más de una década. Arico asegura ser el candidato del espacio del gobernador Omar Perotti mientras que Eduardo Ros lo hará por el espacio del camaleonico presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Sergio Massa. Quien se suma a la competencia interna es el kirchenerismo de la mano del Movimiento Evita que lleva como candidata a Romina Nebreda.

Eduardo Ros había intentado presidir la UCR de San Lorenzo en 2019 perdiendo la elección contra Alejandro Felcaro, en menos de dos años y vaya a saber los motivos termino jugando por un espacio de representación dentro del Peronismo de San Lorenzo, espacio que dentro tiene dirigentes que señalaban a Ros como complice del narcotráfico acusaciones que por sus decisiones no parecen ofenderle.

En pocos días estaremos en presencia de una batalla más perdida por el Peronismo sanlorencino pero lo que seguro más ruido es ver como la mercatilización de la política tiene un nuevo capitulo con dos funcionarios que hasta hace pocos días eran enemigos de los que hoy son aliados. Que la suerte los acompañe.

 

 

 

Comentarios