Perros entrenados rastrean hoy la cava donde buscan el cuerpo de Perassi, donde ya hallaron ropas manchadas con sangre

Es parte del nuevo aporte que se suma a la causa que impulsa el padre de la desaparecida, Alberto Perassi. Además del terreno donde se llevan a cabo los desenterramientos, se sumarán otros más


Tal lo como lo informó SL24, un criminólogo se sumará al equipo de investigadores en la causa Paula Perassi, y a este profesional se anexarán un georradar de última tecnología y una brigada de perros entrenados para rastreos.

«Hoy se realizará la primera salida con los perros rastreadores. Es otra de las opciones que se encaran. Los canes, aunque hayan pasado años, pueden ayudar a encontrar pistas o restos por más que estén enterrados a un metro y medio de profundidad», comentó Juan Nóbile, el antropólogo sanlorencino integrante del Equipo Argentino de Antropología Forenses y que tiene a su cargo los trabajos de remoción en lo que fue un basural en jurisdicción de Puerto San Martín, sitio en el que se presume podría estar el cadáver de Paula.

Acerca del gl georadar, llegará dentro de unos 10 días desde Gendarmería Nacional y se lo dispondrá para inspeccionar distintas zonas del Cordón Industrial donde se también se presume pueda estar el cuerpo.

El georradar es un lector de subsuelo que se utiliza para detectar movimientos de tierra, y en la cava servirá para ver si hubo remociones. «Es una máquina similar a una cortadora de césped que se pasa por el terreno. Trabaja a partir de ondas que emite el aparato, pueden detectar anomalías o elementos extraños que estén enterrados», explicó Nóbile al diario La Capital.

Las ondas que emite el dispositivo rebotan a una determinada profundidad, y cuando vuelven traducen esas señales en un croquis o dibujo, que se ve reflejado en un display.

Ya se llevan cincuenta y cinco jornadas efectivas realizando rastrillajes y excavaciones en una cava ubicada en jurisdicción de Puerto San Martín, sin resultados positivos, hasta ahora. Sin embargo, el antropólogo reconoció el hallazgo de “ropas y otros elementos con manchas de sangre, que serán sometidos a análisis” para confirmar o descartar alguna vinculación con el caso.

“Calculamos que, si el tiempo acompaña y n hay lluvias, tendremos un mes más de trabajo”, explicó Nóbile para citar que aún resta no menos del  50 por ciento de ese terreno sujeto a estas inspecciones.

El profesional también avaló la versión sobre “varias hipótesis” investigativas, lo que determinará en “rastrear otros cercanos a la zona de esta cava, algunos de los cuales son propiedad de los imputados en la causa”, precisó.

Comentarios