Pese al acuerdo, las ventas en supermercados se hundieron 4% en abril

La comercializacón de unidades en góndolas cayeron y los híper fueron los más afectados, según un estudio privado. Por la inflación, los consumidores prefieren hacer compras pequeñas en negocios de cercanía


“El congelamiento de precios es excelente”, aseguró hace algunos días María Lucila “Pimpi” Colombo, subsecretaria de Defensa del Consumidor. Pero la medida que aplicó el Gobierno nacional para evitar que se disparen los precios de los productos en los supermercados no atrae a los consumidores, más bien lo contrario.

Con todo, las ventas en góndolas cayó un 4% en abril de 2013 en comparación con el mismo periodo del año pasado, según el último informe de la consultora CCR. El mayor golpe fue para los hipermercados, con una caída del 18,2% en unidades. En el caso de los supermercados, el consumo por unidades cayó un 0,8 por ciento.

A contramano, los negocios de cercanía  ganaron protagonismo: el  consumo allí subió un 10,2% en abril. No es un dato casual: el 70% de los puntos de venta que se abrieron en los últimos tres años son supermercados de cercanía.

Si bien la compra formato de híper y supermercados sigue liderando en casi la totalidad de los entrevistados que concurren a estos negocios, casi un 75% manifiesta comprar ensupermercados de cercanía. “Los ‘chinos’ y los almacenes empatan con alrededor de un 60% de penetración”, continúa el informe.

¿Por qué los consumidores se vuelvan cada vez más a los mercados pequeños y cerca de su hogar? Los locales como Carrefour Express, Changomas y Coto Mini atraen a los consumidores para hacer compras pequeñas e indispensables, a diferencia de las “compras del mes” que caracterizan a los híper y supermercados.

El factor incertidumbre explica la caída del consumo y la preferencia por las compras pequeñas. Para José Ignacio Amodei, analista de CCR, los consumidores optan por no endeudarse con compras grandes en un escenario en el que “muchas de lasnegociaciones paritarias” aún no se resolvieron.

La inflación también pesa en el bolsillo de los consumidores y explica la caída en el consumo. Más allá de las paritarias, varios años de inflación de doble dígito muestran que la suba de precios suele ganarle a los salarios.

En este contexto, el informe detectó los principales cambios que observaron los consumidores a partir del congelamiento de precios. Las críticas son variadas, pues van desde la “suba de precios” hasta el “desabastecimiento”, como así también el hecho de mostrar primer los productos caros y “esconder” los económicos. “Ya no ofrecen tantas promociones como antes”, sintetizan.

En relación a las ofertas, un 75% de los entrevistados declara que sólo las utilizan si corresponden a las marcas de consumo habitual.

El cambio de tendencias a la hora de comprar también marca sus diferencias según la edad del consumidor.  EL 52% de los jóvenes entre 18 y 30 años eligen comprar marcas más baratas,  mientras que  los adultos –mayores de 40 años- “compran menos en general”. A su vez, el  39% de los adultos disminuyó la compra de productos no imprescindibles.

Fuente: Infobae

Comentarios