Por el cepo, los argentinos se refugian en los bancos de Uruguay

Antes las restricciones cambiarias, algunos ahorristas comenzaron a abrir cuentas al otro lado del Río de la Plata. Colonia y Maldonado, las ciudades elegidas.


Las trabas implementadas al ahorro en moneda extranjera desde fines del año pasado por parte del gobierno nacional paulatinamente va modificando las decisiones de los distintos actores económicos. Los ahorristas de clase media es uno de los casos, quienes en el último tiempo lentamente han empezado a abrir cuentas en Uruguay con depósitos por cantidades medias y bajas.

La demanda se registra principalmente en las sucursales bancarias de los departamentos charrúas del Litoral, en particular en Colonia y Maldonado durante los fines de semana, según informa el diario uruguayo El País. Durante el pequeño receso propiciado por el último feriado, habrían aumentado también las consultas de apertura de cuentas en distintos bancos de Punta del Este.

El director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados, Julio de Brun, dijo ayer al matutino que no se percibe un incremento “explosivo”, pero señaló que los datos de cuentas de no residentes evolucionan de manera “creciente” en los últimos años. “Es un crecimiento lento pero constante”, sostuvo.

Esta tendencia positiva para las entidades financieras del país vecino comenzó a partir de la estatización de las AFJP a fines del 2008, según comentó De Brun. “Cada medida que ha tomado Argentina por lo general ha implicado una salida de capitales, que en parte va para Uruguay y en parte para el resto del mundo”, apuntó.

Si bien las colocaciones de los argentinos venía en caída desde julio, en agosto la tendencia se revirtió y los depósitos de los no residente se incrementaron. Las cifras reflejaron un alza del 0,9%, según los datos difundidos por el Banco Central uruguayo.

La máxima entidad monetaria del país vecino estipuló que, de los u$s 3.464 millones que tiene el sistema financiero charrúa en concepto de depósitos de no residentes, alrededor del 90% son de argentinos.

Por último, De Brun explicó que las cuentas que se están abriendo son de “montos medios” y que el perfil del demandante “es diverso”, pero que en general corresponde a “gente de clase media que viene habitualmente a Uruguay o gente de clase alta que tiene propiedades” sobre el suelo charrúa.

Comentarios