Por el escándalo Schoklender cierran la fábrica de las Madres

La planta ubicada en Barracas producía un sistema por paneles. 35 personas quedaron desempleadas y les deben dos meses y aguinaldo


La fábrica de paneles más importante del proyecto “Sueños compartidos”, que era gestionada por Sergio Schoklender y las Madres de Plaza de Mayo, hoy es un galpón vacío.

Según señala un matutino porteño, durante las últimas tres semanas, el edificio fue vaciado hasta quedar sin máquinas, y el personal que quedaba aún en planta fue despedido.

Por el momento, aquellos 35 trabajadores desempleados no tienen respuestas sobre su futuro. El operativo, que no se había dado a conocer hasta ahora, fue realizado por la empresa Cassaforma, propietaria del sistema de construcción.

“El 30 de abril nos enviaron los telegramas. Desde ese día nadie nos da una respuesta y hay compañeros a los que les deben dos meses de sueldo y el aguinaldo del año pasado”, habrían denunciado los obreros despedidos. A pesar de que la fábrica formaba parte del fideicomiso “Ni un paso atrás”, ideado por el intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, con el fin de resguardar los bienes de la Fundación frente a los juicios comerciales elevados por ex proveedores, la empresa fabril sufrió varios reveses judiciales con embargos desde hasta 400 paneles.

Entre las irregularidades que sufría la entidad, hay una deuda millonaria con el propietario del predio, quien se había presentado en reiteradas ocasiones en el inmueble para reclamar rentas de alquiler, calculadas en unos 80 mil pesos mensuales.

Pero las anomalías no sólo se restringían a lo estrictamente comercial. Además de los compromisos salariales no cumplidos, tampoco se abonaba la obra social, aportes jubilatorios y ART.

Por su parte, los empleados que no fueron echados han sido reasignados a otras actividades. Entre ellas, algunos trabajaron en la ex Esma, otros en el sector de mantenimiento del bar de la sede de la Fundación, o incluso en la organización de actos en Plaza de Mayo.

Según establecen los ex empleados, durante el mes de Mayo se mudaron 16 máquinas (6 de paneles y 10 de bloques) a la provincia de San Luis, donde Cassaforma tiene su planta de producción. Además, se habrían llevado una máquina de la firma Meldorek, de la que es dueño Sergio Schoklender.

La planta, cuya superficie es de 5000 m2, fue inaugurada en mayo de 2007 por el entonces máximo responsable de la Corporación Buenos Aires Sur, Enrique Rodríguez (quien actualmente está imputado en la causa Schoklender) y Hebe de Bonafini.

Su producción fue significativamente reduciéndose desde cuando salieron a la luz las irregularidades, en mayo de 2011. La producción por falta de materiales se interrumpió en diciembre de ese año. El emprendimiento fabril era central en el plan “Sueños Compartidos”, proyecto que motivó denuncias y la apertura de una causa judicial hacia sus gestores por desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas sociales, transferidos por el gobierno nacional a la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo.

Hasta el momento, en la causa hay más de 70 imputados y tres detenidos, entre los que se cuentan a Sergio y Pablo Schoklender, y Alejandro Gotkin, presidente de Meldorek.

Fuente: Infobae

Comentarios