Por la demanda del Estado, se reduce más el financiamiento a privados

Las dificultades para captar capitales externos, debido al conflicto con acreedores y al cepo cambiario, obliga a YPF y a las provincias a buscar cada vez más fondos en el mercado local. Estiman que el fenómeno se profundizará en los próximos meses.


Conocido como “crowding out”, el desplazamiento del sector privado por parte del Estado de los recursos disponibles para financiamiento es un fenómeno que ya se vive en la Argentina. Esto provoca que las empresas privadas cuenten con una menor cantidad de fondos para captar tanto de los bancos como del mercado de capitales.

Son dos los motivos que provocan el crowding out: la estatización de YPF y la necesidad de financiamiento de las provincias. Así lo aseguró Francisco Gismondi, asesor de la Presidencia del Banco Ciudad de Buenos Aires, al diario El Cronista.

Las empresas privadas sufren así los efectos de las emisiones que están realizando la petrolera estatizada y las provincias, a las que les cuesta acceder al financiamiento internacional, y sufren los efectos del cepo cambiario y del conflicto con los acreedores que no ingresaron a los canjes de deuda.

Otra de las causas del fenómeno son las nuevas normas del Banco Central de la República Argentina, que abaratan el crédito al sector público por parte de la banca privada.

Una consecuencia directa del fenómeno es el aumento de las tasas de interés, ante la mayor demanda de dinero. Y la ecuación es sencilla: el dinero es el mismo y, si hay más para YPF y las provincias, para el resto va a haber menos, y eso implica más tasa.

De todas formas, se espera que el fenómeno se profundice en los próximos meses, ya que YPF comenzó hace poco a emitir, y las provincias pasan por el mismo proceso. La petrolera emitió seis obligaciones negociables desde septiembre por $1.494 millones, donde la participación de la Anses resultó clave.

Asimismo, las provincias también sufren de manera directa la dificultad para acceder al mercado internacional de capitales, en pleno litigio con los acreedores, y donde hay fuertes señales de pesificación de los vencimientos en dólares bajo la ley local.

“El riesgo inmediato es que la voracidad por financiamiento de parte del Estado termine desplazando (crowding out) a empresas y particulares del mercado de crédito”, aseguró el ex gerente general del BCRA Hernán Lacunza, en un informe de Empiria Consultores.

“A largo plazo -aún distante-, el abuso de estos mecanismos termina afectando la solvencia del sistema financiero y presionando sobre las tasas de interés”, coincidió.

Comentarios