Por la inflación, otra vez faltan monedas y apuntan al Central

En quioscos y súper chinos dicen que el problema se agudizó en el último mes. Y desde los bancos se quejan de que la autoridad monetaria no las reparte. De 25 y 50 centavos, las que más escasean.


La Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (Cedeapsa) aseguró que la escasez recrudeció hace tres semanas. “Tengo llamados constantes de los socios que se quejan porque no las consiguen o pierden toda la mañana recorriendo bancos para cambiar un billete de $ 100 ”, contó a Clarín su presidenta, Yolanda Durán. Reveló que algunas entidades bancarias “les exigen la apertura de una cuenta para entregarlas y otras sólo cambian hasta $ 10.

Una burla ”. La empresaria adelantó que en la próxima reunión de la cámara tratarán la presentación de una queja formal ante el Central.

Hacia la entidad madre del sistema bancario también apuntó Eduardo Medaglia, presidente de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina. “Si hay disposiciones y no se cumplen, la ley es letra muerta y todo se vuelve un aquelarre ”, opinó, y recordó la obligación de los bancos de proveer hasta $ 200 diarios en monedas a quien se lo solicite.

Para los quiosqueros, la escasez no es nueva: la implementación de la SUBE (más del 70% de los viajes ya se paga con el plástico) alivió en parte el problema, pero no lo solucionó . Por otro lado, la multiplicación de las tarjetas provocó que desaparecieran las terminales de colectivos como captadoras y proveedoras de monedas .

“Nos aportaban entre un 10 y un 15% de la cantidad necesaria”, reveló Miguel Calvete, secretario general de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos en el país. Aseguró que el faltante en su sector se agravó hace un mes y medio y es más evidente en las monedas de $ 1, 50 y 25 centavos, lo que empuja al redondeo. “El margen de ganancias por producto de nuestros socios es chico, se mide en centavos, y si están obligados a redondear a favor del cliente, les afecta el negocio”, explicó Durán.

Por esa vía, los consumidores finales se favorecen con la escasez. Pero lo pagan quienes van a realizar la carga virtual de su celular y se encuentran con que quioscos y locutorios elevaron su tarifa , por ejemplo de $ 1 a $ 2, para eludir así la falta de monedas .

Por el mismo motivo, algunos quioscos exigen el pago exacto de los cigarrillos. Allí lo que más complica es la falta de monedas de 25 y 50 centavos. Por el contrario, abundan las de $ 2, que en el último año crecieron en forma exponencial.

Desde el Banco Central mostraron cifras: un año se incrementó en 460 millones la cantidad de monedas en circulación. Aseguraron entonces que la provisión es normal y que no reciben quejas. Admitieron que el último período de escasez se produjo en 2008 y 2009, pero aseguraron que desde entonces la situación se encausó.

Comentarios