Informe SL24

Por seis lucas, los sicarios del Gordo Brandon asesinaron a Runi y balearon a Sotello

Cinco días después de salir de la cárcel de Coronda, el apodado "Primo" ya había recibido órdenes de Brandon Bay para consumar otro sangriento atentado en el territorio de Barrio Norte.


Brandon Bay y su pareja Cintia Nair.

El sindicado sicario apodado “Primo” salió el pasado 22 de mayo de la cárcel de Coronda. Cinco días después ya había recibido órdenes de Brandon Bay para consumar otro sangriento atentado en el territorio de Barrio Norte. El “Gordo Brandon”, imputado por liderar una organización narcocriminal compuesta por doce integrantes, mantuvo conversaciones telefónicas con Claudio Gustavo R. desde la celda en donde cumple condena en el penal de Coronda, para planificar los hechos ocurridos el jueves 28 de mayo, que precipitaron el crimen de Brian “Runi” Sánchez y la tentativa de homicidio Carlos Sotello.

Aquel jueves 28, alrededor de las 18 horas, Claudio “Primo” R. viajó como acompañante a bordo de una moto YBR 125 de color azul que conducía Agustín S. hasta las inmediaciones de Mitre y Perú, en la zona norte de San Lorenzo. Allí, refiere la investigación de los tres fiscales a la que tuvo acceso SL24, Primo disparó con una ametralladora en al menos 23 ocasiones contra Runi Sánchez y Sotello.

La ráfaga de tiros le ocasionó la muerte al adolescente de 16 años, mientras que a Sotelo le produjo fractura de tibia y peroné en la pierna derecha. Los sicarios de la banda del Gordo Brandon se dirigieron inmediatamente contra una vivienda de Díaz Vélez al 4100, en donde Primo disparó al menos en 21 oportunidades.

Los audios de las conversaciones telefónicas que se conocieron en la audiencia imputativa del miércoles en Tribunales de San Lorenzo, incriminan al Gordo Brandon como instigador de los atentados del jueves 28 de mayo en Barrio Norte. “Bueno, mirá que hay que darle 6 lucas después por el laburo que van a hacer”, le advirtió el líder de la banda a su pareja Cintia Nair E., organizadora de la banda y encargada de manejar los pagos. Allí quedó evidenciada la promesa de remuneración por los hechos.

El Gordo Brandon pretendía consumar el hecho el miércoles 27, según los audios difundidos en la audiencia. Entonces se produce la siguiente conversación entre el cabecilla de la banda y el sicario Agustín S.

–(Brandon) Estoy cansado de tener que buscarte por todos lados. Comprate un celular. Tengo el auto y todos los juguetes en la puerta de tu casa esperando que vos me pases la metra. Avisame si vos no querés activar y mando otros pibes si vos no querés activar.

–(Agustín) ¿Adónde hay que ir?

–(Brandon) Mi primo, están todos en San Lorenzo. Están esperando que vos me pases la metra así ya encaran para allá. ¿Querés ir con ellos o te querés quedar? Después te llevás una moneda.

–(Agustín) Bueno, voy a ver porque yo estoy en un cumpleaños.

–(Brandon) Bueno ya fue. Pasale la metra. Pasale la caja con la metra con los dos cargadores. Pegate un pique de vuelo. Urgente para pasarle las cosas. De las 11 que quiero hacer las cosas.

A Claudio “Primo” R. y Agustín S., los fiscales Matías Edery, Luis Schiappa Pietra y Aquiles Balbis le atribuyeron los delitos de tentativa y homicidio agravado por el uso de arma de fuego, calificado por precio o promesa remunerada y concurso premeditado de dos o más personas, amenazas calificadas, abuso de armas y portación de arma de fuego de guerra, en calidad de coautores. En tanto, Brandon Bay fue imputado con las mismas calificaciones legales pero en calidad de instigador.

Comentarios