Rosario

Preocupación en la agroindustria por la caída de la corredora más importante del país

BLD una firma de emprendedores rosarinos que generó a partir de la innovación, nuevos modelos de negocios y tecnología una paradigma nuevo para el corretaje de cereales, las últimas medidas del gobierno la colocaron en default


Fabio Bini - CEO BLD

Después de que el viernes se conociera que la firma, un peso pesado del sector, cayera en default por unos 100 millones de dólares, los directivos de la firma -que tiene unos 350 empleados de manera directa y unos 200 tercerizados- idearon un plan para sortear la quiebra al proponerles a los acreedores convertirse en accionistas de la compañía. El canje de la deuda, que se realizará a través de un acuerdo preventivo extrajudicial, será por unos 6000 millones de pesos que esperan concretarlo en un plazo no mayor a los 30 días.

Fabio Bini, presidente de BLD, reconoció -en diálogo con LA NACION– que los problemas de la empresa eclosionaron el jueves pasado cuando se cayó la venta de la Unidad Productora de Lechones (UPL), ubicada en el sudeste de Córdoba, que se ofertó a la firma Lartirigoyen por unos US$45.000.000. “Teníamos previsto que con esos fondos íbamos a hacer frente a los problemas de liquidez que tiene la empresa, pero esa operación se canceló”, admitió el Bini.

El viernes pasado la empresa dejó de operar en la Bolsa de Comercio, fruto del derrumbe financiero de la firma, con un pasivo -según advirtió Bini- de 100 millones de dólares. Ese día también se suspendió el pago de los cheques ya librados a los productores, a los que ahora se les hizo una propuesta de quedarse con acciones de la empresa a cambio de las deudas.

“La propuesta implica convertir la deuda comercial de BLD en capital de la sociedad, a través de suscripción de acciones preferidas, de modo de fortalecer la empresa y proteger los intereses de los clientes”, señaló el directorio de la compañía en un comunicado difundido este lunes.

La incertidumbre en el sector continúa a pesar del plan propuesto por la empresa para evitar la quiebra. Operadores de bolsa consultados por LA NACION creen que el pasivo es mayor a los 100 millones de dólares, y que parte de ese pasivo está contraído con empresas exportadores multinacionales que le compraron y ya pagaron a BLD unas 200.000 toneladas de soja y el dinero se esfumó.

Por eso, fuentes del mercado consideran que la jugada de BLD apunta a ganar tiempo pero que el problema está lejos de solucionarse y que recién comienza.

“La asamblea de accionistas de la sociedad decidió aumentar el capital de BLD SA en 6000 millones de pesos en acciones preferidas. Esta iniciativa contempla que los nuevos accionistas obtengan el 85 por ciento del capital, mientras que los accionistas anteriores conservarán el 15 por ciento”, agrega el documento. Ahora quedará por develarse si los acreedores aceptan este canje de deuda y deciden no pedir la quiebra de la empresa.

Uno de los mayores acreedores de BLD es Sancor Seguros, con los que se negocia la venta de terrenos a esta empresa en Puerto Norte, una de las zonas de mayor valor inmobiliario de Rosario.

Bini explicó a este diario que el derrumbe de BLD respondió “a una conjunción de factores negativos”.

“En 2017 decidimos apostar a una inversión en una planta de cerdos en Córdoba a la que se podían asociar a los productores. Tras la devaluación del año pasado y el incremento de las tasas de interés empezamos a tener problemas para financiar esa inversión. A este problema se sumó luego el impacto de la devaluación del 12 de agosto y el reperfilamiento de los bonos y letras”, indicó.

La sociedad de bolsa, que es el otro soporte de BLD, empezó a girar los títulos a otras sociedades, según aseguró el presidente de la compañía. “La sociedad de bolsa no tuvo inconvenientes y los títulos están a resguardo, aunque está cancelada la actividad”, sostuvo Bini. Como la firma canceló las operaciones se transfirieron los títulos a otras sociedades para que los inversores puedan seguir operando, argumentó.

 

Fuente: La Nación

Comentarios