Presentaron el botón antipánico en San Lorenzo

Será utilizado en principio por vecinos de Barrio Nicasio Oroño, aunque ya aparecieron nuevos distritos interesados. Se trata de un sistema solidario donde cada vecino, en caso de ver algo sospechoso, puede accionar una alarma sonora y lumínica.


El sistema es sencillo y solidario. Cada vecino tendrá en su poder un control remoto con un alcance de hasta 100 metros para activar el denominado “botón antipánico”. “Cada vecino tendrá un llavero, y en la esquina de cada manzana se colocará una alarma con destellos de luces y sonido. Cuando un vecino alerta algo sospechoso en su cuadra podrá accionar la alarma y espantar al ladrón o hacer que los propios vecinos llamen a la policía”, señaló Analía Colombari, presidente de la vecinal.

Por cuadras se colocarían dos alarmas, por lo que cada manzana estaría protegida en sus cuatro esquinas. “Conseguimos gente de San Lorenzo para instalar las alarmas. Es muy sencillo y no tiene mantenimiento”, señaló Colombari y agregó: “El sistema está probado y nuestro barrio será el primero, será la prueba piloto”.

Cada alarma tiene un costo de $ 8000 y tiene una capacidad de recepción para 40 llaveros. “Si cada vecinos se suma tendrá un costo de $ 200 para cada uno, lo que hace que no sea un gasto tan importante”, señaló la vecinalista. Según la vecina, está previsto que se instalen en el barrio 25 alarmas, por lo que la inversión total ascendería a $ 200.000.

Cada botón tendrá un costo para el vecino de alrededor de doscientos pesos y estará programado con su central correspondiente de modo tal de que no pueda ser activado en otro sector.

La adhesión al sistema es voluntaria y las primeras vecinales en plegarse fueron 2 de Abril, Oroño, Escalada, Díaz Vélez, Alem y Mitre. Con los 1500 pesos recibidos, las instituciones pondrán en funcionamiento las primeras centrales que podrían multiplicarse en las diferentes esquinas de la ciudad si la iniciativa resulta exitosa.

“Es una herramienta preventiva de bajo costo y alto impacto para que el ciudadano se defienda. Apuntamos a la colaboración y confraternidad de los vecinos y para ello se llevarán a cabo charlas de capacitación”, expresó María de los Ángeles Perizzotti, vecinalista de Barrio Bouchard y principal impulsora del proyecto.

Por su parte, el Intendente Raimundo celebró la medida y destacó su importancia:  “Es un sistema comunitario, que deberá ir expandiendo cada vecinal y quisimos ayudarlas a que lo implementen para que los vecinos que quieran integrarse, puedan hacerlo. Los costos son muy bajos pero hacía falta este impulso inicial”.

Ayer, el mandatario sanlorencino entregó subsidios por un valor de nueve mil pesos a las seis vecinales de la ciudad que instalarán el sistema de alarmas comunitarias. Con este dinero se adquirirán y colocarán las primeras centrales que, ante una eventual amenaza, los vecinos podrán accionar mediante un botón de pánico.

Comentarios