Sueldos en Vicentín

Primero desmintieron presión de las bases y ahora acaban por reconocerlo

El Sindicato Aceitero desdijo que los trabajadores de la cerealera hubieran sobrepasado la conducción gremial, pero finalmente, aceptaron tal realidad


“Algunos medios dicen que los trabajadores empujaron al gremio. Está bueno que se haga, porque de eso se vive. La materia prima, la razón por la que está el sindicato, son los trabajadores, a veces también hay que proponer cuales son las medidas a llevar adelante en cada gremio”.

La frase corresponde a declaraciones aportadas por el secretario gremial del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, Daniel Succi, al sitio síntesis, y corresponden a su análisis sobre los hechos ocurridos en estos últimos días y protagonizados por un grupo de empleados de Vicentín que se opusieron a un acuerdo que el gremio tenía en carpeta alcanzar con la agroexportadora sobre los sueldos de los obreros.

La empresa está paralizada desde diciembre pasado por razones que son de público conocimiento y por ello la oferta era abonar un porcentaje de los haberes (alrededor del 65 por ciento) a cambio de mantener la totalidad del plantel laboral.

La propuesta fue rechazada por un grupo de obreros no dudó en oponerse y reclamar el pago íntegro de los salarios. Para ello se autoconvocaron y exigieron a los integrantes de la comisión sindical que varíe su postura inicial.

Tal determinación no les cayó nada bien, y menos aún la exposición pública de los hechos. Sin tapujos llegaron a decir por los medios de comunicación que tal organización de las bases respondía a intereses extraños y que tenía por objetivo dividir a los trabajadores. Hasta llegaron a denunciar que existía una maniobra para desmembrar la estructura sindical.

“Vienen por nosotros”, volvió a repetir, como en otras tantas ocasiones, su secretario general Pablo Reguera, un hombre que acude casi siempre al mismo latiguillo cuando se genera alguna situación que lo saque de eje.

Incluso hasta apuntaron contra esos mismos obreros autoconvocados, acusándolos de perseguir una intencionalidad política con vistas a las elecciones sindicales del año próximo.

pasados los días y arribado a un acuerdo donde se reconoce el pago íntegro de los salarios y se abre una negociación para abonar los proporcionales de incremento de haberes adeudados y el porcentaje de 25 por ciento obtenido en las últimas paritarias (pedido expuesto por los autoconvocados), las aguas parecen haberse aquietado y esos mismos dirigentes que parecían ver “fantasmas” donde no los había, hoy reconocen el pedido legítimo de ese grupo de afiliados.

Y está muy bien hacerlo, al menos así lo admitió Succi, lo que habla bien de sí mismo.

En cuanto al futuro inmediato de la cerealera, el sindicalista no es muy optimista, ya que entiende que este año no podrá recuperarse la producción fabril.

“Trabajar a pleno, este año, creería y a mi modo de ver, para Vicentín está perdido. La semilla se desparramó en diferentes empresas. Tenemos que ver de qué manera seguimos negociando para que el sueldo de los trabajadores sea el del convenio”, señaló.

Comentarios