Profunda indignación de familiares de la mujer empalada

En declaraciones radiales, la que fuera suegra de Nora Zenz, la mujer de 33 años que murió por empalamiento en mayo de 2011, demostró su profunda indignación luego de que se conociera el fallo que dejó en libertad al presunto homicida de la joven.


Estela Uñate, madre del que fuera novio de Nora, realizó duras declaraciones en FM 93.5 de Puerto San Martín, luego de que se conociera el fallo de la Justicia que dejó en libertad al tío de Nora Zenz, la mujer de 33 años que murió por empalamiento en mayo de 2011, mientras mantenía relaciones sexuales con él, en su vivienda de esa ciudad.

“El fallo me cayó muy mal. Pienso dónde está la Justicia y qué nos queda a las mujeres; más sabiendo que una mujer fue la jueza. Si esto no es un delito, si esto no fue un homicidio, no sé qué es”, se preguntó Estela.

Siguiendo con su duro relato, la mujer se preguntó también “dónde está la ley y dónde están los derechos de los humanos”, al tiempo que consideró que Nora “jamás hubiese participado de un juego sexual; era un ángel y una buena persona”.

Sobre este tema la mujer señaló: “No fue una relación de común acuerdo; Nora tenía moretones en el cuerpo. No soy abogada, pero tampoco estúpida. Cómo puede ser que la carátula sea abandono de persona si ella está muerta, si ella estaba golpeada”.

Por último, la mujer también cargó con los vecinos de Nora, a quienes trató de “unos cobardes porque se escuchaban los gritos de Nora y nadie llamó a la policía”.

Tras la penetración anal con un palo de amasar, que fue hallado oculto en la cocina, la mujer murió y el hombre –de 40 años– negó a la policía y a la familia de ésta que la chica estuviera en su casa. Sin embargo, el ingreso por la fuerza permitió el hallazgo: tendido sobre la cama, estaba el cuerpo de Nora.

El acusado fue procesado por “homicidio calificado con dolo evantual”, pero su defensa apeló la resolución y dos meses después la Cámara Penal de Rosario revocó esa imputación y modificó la carátula a “abandono de persona”.

Ahora, la sentencia terminó de tirar por tierra lo que se leyó como un femicidio. El abogado Walter Calenta indicó que solicitó el sobreseimiento de su cliente a partir de una especificación de medicina forense sobre la autopsia, que indicó que la muerte no fue por la sangre que perdió la víctima, sino por un “shock” o “paro cardíaco”.

Comentarios