Rosario

Psicólogo que violó a una paciente dice que lo hizo por un “delirio amoroso”

Lo argumentó su abogado. El profesional de la salud está con prisión preventiva. Detalles de cada uno de los hechos sucedidos, según la denuncia


Una mujer denunció que su psicólogo la violó, semanas atrás, y el caso generó una gran repercusión.

A raíz de ello, la Fiscalía determinó una prisión preventiva por 60 días para dicho profesional, que desde el inicio de la causa acusó problemas psicológicos y/o psiquiátricos, por lo que fue derivado a un pabellón del Hospital Neuropsiquiátrico Agudo Ávila, en Rosario.

Este psicólogo posee 37 años y tiene su consultorio en un departamento de calle Tucumán al 2600, de esa localidad. Allí recibió a la víctima y también en ese lugar se produjo el abuso sexual denunciado.

De acuerdo al relato de la víctima, sucedió un día en el que acudió para una sesión de terapia, como hacía desde mucho tiempo. En esa ocasión había también otra paciente, una mujer de unos 60 años, y el profesional les mencionó que la cita sería “distinta” a lo habitual, pues de hecho, estaría compartida por dos personas que no se conocía. La paciente mayor de edad se retiró y la otra entonces quedó sola, imaginando que la sesión volvería a su habitualidad.

Específicamente fue el 2 de julio último, a las 4 de la tarde. “Le propuso ver un video referido a la numerología y reencarnación, como una alternativa a las sesiones anteriores, y para eso le pidió lo acompañara a otra habitación donde tenía un televisor”, indicaron fuentes del caso.

Ella decidió acompañarlo, se sentó y el imputado se fue a la cocina. Desde Fiscalía indicaron que cuando regresó la situación ya no era la misma: el psicólogo tenía puesta una bata y sostenía una copa de vino. Y le dijo a la paciente que estaba muy ansiosa y le dio una pastilla. La mujer expuso que a partir de ese momento comenzó a ver todo borroso y se adormeció.

Cuando despertó, el profesional estaba abusando de ella y pese a que quiso sacárselo de encima, recibió a cambio golpes en la cabeza. Al día siguiente, la víctima se despertó y le dijo que se tenía que ir, pero el imputado le dijo que no, que debía desayunar con él. Logró escapar cerca de las 11 AM a partir de un llamado que realizó su empleador para que se presentara en el trabajo.

El abogado defensor del abusador, Pablo Rajmil, refutó tal versión con una serie de tecnicismos que son atendibles dada la estrategia que se suele utilizar en este tipo de casos. Pero lo que llamó la atención fue el argumento central que expuso, aduciendo que el psicólogo padece trastornos mentales; ergo, un psicólogo cuya profesión tiene por objeto recuperar un psiquis, padece de enfermedades mentales.

“No puede ser ubicado como una persona violenta, y mucho menos como un abusador. Estos pacientes no mienten, más bien tienen delirios amorosos”, especificó el abogado.

“El pudo haber actuado con condicionantes patológicos de su conciencia, pero descartamos y consideramos que no hubo características de un abuso sexual, el imputado no tiene las características para cometer ese tipo de hechos”, concluyó.

Fuente: La Capital

Comentarios