Espejo

Pullaro puso la crisis narco de Ecuador como un ejemplo de los que nos puede suceder

"Debe ser un llamado de atención para nuestro país", sostuvo el gobernador, quien también aseveró sobre el narcotráfico: "Si no actuamos rápido, va por todo".


El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, comparó la situación del país con la ola de violencia en Ecuador, que en las últimas horas sufrió un estallido de disturbios y episodios violentos de la mano de bandas dedicadas al narcotráfico. «Debe ser un llamado de atención para nuestro país», indicó el mandatario santafesino.

En un mensaje que publicó en su cuenta de la red social X (ex Twitter), Pullaro sostuvo que «la ola de violencia narco en Ecuador debe ser un llamado de atención para nuestro país».

A las organizaciones criminales hay que demostrarles que el Estado es más fuerte», sentenció, reiterando su decisión de ir contra las bandas narco de la provincia.

Y concluyó: «Tenemos que ir a fondo para cortar de raíz un problema grave que, si no actuamos rápido, va por todo».

De esta manera, el gobernador de Santa Fe dejó en claro que la delicada situación que atraviesa Ecuador es uno de los escenarios que derivan de la lucha de grupos narcotraficantes entre sí y como una manera de exhibir su poderío ante el gobierno.

La gestión de Pullaro marcó un claro cambio con respecto a la administración anterior en materia de seguridad en Santa Fe, tanto en lo discursivo como en las acciones. A menos de 48 horas de haber asumido, el gobernador anunció el traslado de presos de alto perfil de la cárcel de Piñero a pabellones en los que estarán alojados bajo un control estricto, para intentar evitar que continúen delinquiendo desde las cárceles mediante la comunicación con el exterior.

La respuesta fue violencia y amenazas. Hubo balaceras contra una sede del Banco Macro en la zona sur y otra al Hospital Clemente Álvarez, así como un ataque en una escuela y una bomba molotov contra un colectivo del transporte urbano. La primera hipótesis es que fueron respuestas a los operativos en la cárcel de Piñero.

También hubo mensajes con amenazas de muerte hacia el gobernador y su familia. «Quiero ratificar el rumbo, de seguir peleando contra la delincuencia en la provincia de Santa Fe y en la ciudad de Rosario», sostuvo Pullaro, y añadió: “Seguiremos manteniendo controlados a los detenidos que cometían delitos desde las cárceles, alojados en pabellones de alto perfil. Eso es lo que más molesta. Y avanzaremos para bajar los niveles de violencia y aumentar la seguridad en la ciudad».

El gobernador confirmó que su familia se fue de Rosario después de las amenazas.

Comentarios