Caso Perassi

Qué dijo Alberto Perassi sobre el descargo de Gabriel Strumia en Tribunales

"Me agarré la cabeza y me fui", expresó al escuchar lo que el amante de su hija desaparecida (y asesinada) comenzaba a exponer frente a los jueces que revisan su condena y también la de su esposa


Albero Perassi, padre de la sanlorencina desaparecida Paula Perassi, recordó que dijo durante su alegato al Juzgado que revisa la condena que se estableció a Gabriel Strumia y su esposa por hallarlos culpables del asesinato de su hija. Y también lo que sintió sacó como conclusión cuando le tocó el turno a u otrora amigo y amante de Paula.

“Yo quedé bien porque me desahogué, le dije la verdad en la cara ante jueces, pero él no fue capaz de nada, tan cagón es que no pudo negar lo que dije”, señaló.

“Se dio la oportunidad y dije lo que sentía, y lo que era porque tomé como punto inicial la conversación del primer día (tras la desaparición de Paula) cuando lo fui a ver a él, que se agarra la cabeza y hace toda la pantomima esa. Como le dije a los jueces, yo pensaba que era el mejor amigo. Lo dejé a él que me dio la dirección de la mujer donde aparentemente había ido Paula para saber si la había visto, me fui para Puerto San Martín, vine acá al taller (de su propiedad) y cuando llego estaba con mi mujer llorando porque no había vuelto Paula y pensábamos «qué amigo que teníamos». Lo puedo repetir 250 mil veces”, recordó.

“Le dije que fue un cagón, que abusó del amor de Paula y que la hizo desaparecer, pero lo más importante de esto es que cuando le tocó hablar se para y llorando dice que no sabía nada sobre lo que le había pasado a mi hija”, precisó.

Después de esas primeras palabras, Alberto Perassi indicó que se agarró la cabeza “y me fui para no reaccionar contra él”.

Para Perassi, esta reacción tiene una lectura:

“Él aceptó todo lo que dije, en ningún momento dijo que yo era un loco que nunca me llevó una foto, que no lloró con mi mujer, que no me llevó con Puyol. Lo aceptó todo. Él tenía la oportunidad de decirme que fue todo lo contrario y de esa manera quedaba la palabra contra la palabra y los jueces tendrían que analizarlo Ni siquiera un punto aclaró, leyó un discurso que le hizo el abogado”, concluyó.

Tanto Gabrtiel Strumia y su esposa Roxana Michi aguardan ahora que los jueces que integran la Cámara de Apelaciones den a conocer su veredicto en torno a la condena que ambos recibieron (17 y 7 años, respectivamente) por parte de instancias judiciales inferiores. Los magistrados podrán ratificarla o modificarla, ya sea con más o menos años e incluso concederles la libertad.

Fuente: rosario3

 

Comentarios