¿Qué empresa quieren comprar en conjunto Cargill y Bunge?

Deoleo, la empresa propietaria de Koipe, Carbonell y la marca italiana Bertolli, puede acabar en manos americanas.


Los dos gigantes del aceite de Estados Unidos y líderes mundiales de este sector por facturación -Cargill y Bunge- están estudiando la presentación de una oferta para hacerse con el control de la compañía, según han confirmado fuentes próximas a la operación. Por su parte, Deoleo ha comunicado hoy a la CNMV que no mantiene contactos con ningún posible comprador.
Ambas están analizando desde hace semanas las cuentas de Deoleo y la situación del mercado del aceite en España, aunque por el momento no han mantenido, sin embargo, negociaciones con la dirección de la empresa. En el consejo de administración de Deoleo del martes pasado, de hecho, no se debatió sobre ninguna opción de compra en concreto.
Según las fuentes consultadas, la que cuenta en principio con más opciones es Cargill, que tiene una alianza desde 2009 con la cooperativa andaluza Hojiblanca, accionista de referencia de Deoleo, y que está interesada en consolidar su posición con marcas líderes en aceite de oliva.
Tras la publicación de la noticia, la cotizada española ha remitido un comunicado informando de que no está conversando con ningún grupo para una posible entrada en su capital.
“En relación con las noticias aparecidas en la prensa, Deoleo manifiesta que no mantiene en este momento contactos con ningún grupo para una posible entrada en el capital de la compañía”, ha afirmado el grupo, que añade que si se produjera algún cambio relevante en esta situación, lo comunicaría a los mercados a través de los canales de información estipulados.
30% a la venta
Hay que tener en cuenta que Bankia, Caixabank y BMN tienen a a la venta sus participaciones, que suman un 29,86% del capital, el límite para tener que lanzar una opa.
JP Morgan es el banco que les está gestionando la venta conjunta. También Kutxabank prevé deshacerse de su 4,8%, aunque no se ha unido a las otras tres cajas en este movimiento. Bankia es el accionista mayoritario de la compañía con un 18,6% y está obligado a desinvertir por las ayudas públicas recibidas.

Es el mismo caso que BMN, dueña de un 5,36%. Caixabank controla otro 5,9 por ciento del capital. De acuerdo con las fuentes consultadas, distintas empresa y fondos se han dirigido en los últimos meses a estas entidades financieras para tantear una posible operación de compra. En el mercado se habla en concreto de hasta diez firmas que podrían estar interesadas y presentarían ofertas en firme.
Otras desinversiones
Hay que tener en cuenta que Bankia tiene provisionada su inversión al precio de cierre del año pasado -0,29 euros por acción- y que Deoleo cerró ayer en bolsa a 0,38 euros, con lo que la venta se podría hacer sin problemas. Actualmente, la compañía vale en el mercado 433 millones de euros, por lo que una participación del 30% está valorada en 130 millones.
Al margen de Bankia, Caixabank y BMN los máximos accionistas de Deoleo son Unicaja, con un 11,2% del capital; Hojiblanca con un 9,9 por ciento; Ebro Foods, con un 9,3 por ciento y Kutxabank. En principio, ni Unicaja ni Hojiblanca parecen dispuestas a vender, aunque otro caso distinto podría ser el de Ebro.
El presidente de esta firma, Antonio Hernández Callejas, aseguró el pasado mes de junio durante la junta de accionistas que en 2014 analizarían qué postura tomaban finalmente, si quedarse como están, aumentar la participación o vender.
Hojiblanca, por su parte, está dispuesta a adquirir más participación y pretendía comprar en solitario el paquete de Bankia, como su director general, Antonio Luque, avanzó en elEconomista. Pero la venta coordinada de las acciones de esas tres entidades ha cambiado sus planes y ahora trata de configurar un grupo de compradores -entre los cuales estaría ella misma, para ampliar participación- que se haga con la mayoría del capital y con los que gestionar el futuro de Deoleo.
La situación cambia ahora, ya que Cargill y Bunge podrían estar interesados no sólo en controlar un 30 por ciento, sino incluso en lanzar una opa sobre la totalidad del capital y excluir a Deoleo de la bolsa. Bunge estuvo negociando de hecho ya su entrada en el capital a finales de 2010, cuando la compañía estaba presidida por Mariano Pérez Claver.
Líder mundial en el sector del aceite de girasol y soja, con una facturación de 60.991 millones de dólares (45.210 millones de euros), 25.000 empleados y presencia en 30 países, la empresa tiene ya una fuerte presencia en Latinoamérica- es uno de los principales productores de fertilizantes para agricultores- y varios mercados europeos, como Alemania, Austria, Polonia, Francia o Italia, pero España sigue siendo su asignatura pendiente.
Entre sus marcas más conocidas de margarinas y aceites vegetales se encuentran Floriol, Unisol, Oleina o Ideal. Además, fuentes del sector aceitero español apuntan a la intención manifiesta de Bunge desde hace unos meses de desarrollar el negocio del aceite de oliva, donde tiene ahora escasa presencia.
Cargill es una compañía aún más grande. Se trata, de hecho, de la mayor aceitera del mundo, con una facturación el último ejercicio de 136.654 millones de dólares (101.300 millones de euros). La empresa, que fue fundada en los Estados Unidos en 1865 y opera hoy en 65 países con más de 140.000 empleados, tiene ya una fuerte presencia en España, aunque este año la ha reducido al clausurar la planta de refinado de aceite de Sevilla, así como unos silos en Córdoba.
Con Hojiblanca tiene, al 50 por ciento, la fábrica Mercaóleo, en Antequera (Málaga), que desde 2009 envasa aceite de oliva bajo marca blanca. Tras unos inicios que no cumplieron el objetivo previsto, ambos socios han reconducido su relación y ahora Cargill se siente satisfecha de la alianza. En este cambio de opinión ha influido tanto la mejora de las cifras de Mercaóleo, como la buena relación personal entre el director general de Hojiblanca, Antonio Luque. y Javier Moreno, el directivo de Cargill, que desde inicios de 2012 dirige la estrategia para el negocio aceitero en España por encargo directo de la central del grupo en Minneapolis.
Esa buena sintonía personal situaría de hecho a Cargill como el mejor posicionado. Otra cuestión es si su aterrizaje se produciría tomando ese 29 por ciento y manteniéndose Hojiblanca, Unicaja y, quizá Ebro, o lanzando una opa por el 100 por cien.

Punto Biz

 

Comentarios