Reclamo de una sanlorencina

Tiene secuelas de Covid y pide que la obra social le cubra internación domiciliaria

Patricia estuvo 35 días en estado crítico tras haber contraído coronavirus. Hace dos semanas tuvieron que volver a internarla por una trombosis y un coágulo. Reclama que la mutual le cobra los gastos del equipamiento de oxígeno que necesita para volver a casa.


Patricia fue la primera paciente sanlorencina que estuvo internada en estado crítico como consecuencia del coronavirus. Estuvo 35 días internada en terapia intensiva, entubada y desconectada de lo que sucedía a su alrededor. Hasta que logró salir de su estadía en el Sanatorio Los Alerces respirando por sus propios medios, aunque con dificultades de motricidad. «Hace tres meses que estoy postrada en la cama», reconoció en diálogo con SL24. Hoy permanece en el Hospital Italiano de Rosario, adonde debieron internarla hace dos semanas por una trombosis en una pierna y por un coágulo pulmonar, mientras espera que la obra social le autorice la cobertura del equipamiento de respiración artificial para volver a casa.

«Todavía estoy en el sanatorio, a la espera de que la mutual consiga el respirador para poder irme a mi casa. Necesito que la mutual me responda y también me cubra los días de internación desde que el lunes me dieron el alta clínica. Toda mi familia quiere que vuelva a casa. Yo quedé cuadripléjica y siempre necesito a alguien al lado mío. Hace tres meses que estoy postrada en una cama. Yo no me quedo en el sanatorio por capricho. Me quedo porque es la única forma que tengo para seguir viviendo con el oxígeno», expresó Patricia, la sanlorencina de 54 años que pelea por mejorar su calidad de vida.

La familia de Patricia gestiona con la obra social Osecac para que le garantice la cobertura de todo el equipamiento necesario para la internación domiciliaria. «El médico me dio el alta, pero no tenemos resuelto el equipo del tubo de oxígeno. Cuesta dos mil pesos y dura aproximadamente 20 horas. Entramos en desesperación cuando desde el sanatorio nos dijeron que desde ahora había que pagar la internación particular. ¿De dónde podemos costear una internación particular si somos una familia de trabajadores?», se preguntó.

La sanlorencina tuvo que volver a internarse hace dos semanas a raíz de una trombosis y de un coágulo pulmonar. «Tengo que irme a casa con una orden autorizada de internación domiciliaria», insistió Patricia. «En la mutual nos dijeron que todo lleva su proceso y que hay que esperar. ¿Y entonces cómo hago en mi casa? ¿De qué manera sobrevivo sin un tubo de oxígeno? Tengo que saturar entre 97 y 98 para respirar bien. Y cuando me quitan el oxígeno la saturación me baja a 70 o 75», explicó.

Patricia se descompensó el pasado 2 de agosto en su departamento del Fonavi Oeste. Una ambulancia la ingresó ya sin conocimiento al Sanatorio Los Alerces de la ciudad de Rosario. «Estuve 35 días internada en terapia intensiva, en estado crítico y entubada. También me hicieron una traqueotomía. Hasta que empecé a mejorar y me pasaron a una sala común», rememoró.

«Cuando salí de Los Alerces podía respirar por mis propios medios. Pero cuando apareció el coágulo, la respiración se me redujo. Supuestamente, cuando desaparezca el coágulo a través de trabajos de kinesiología, podré recuperar mi capacidad para respirar», especuló. Patricia también pidió dos deseos. El más urgente, «que la mutual se haga cargo de lo que corresponde porque bajo ningún punto de vista podemos costear semejante gasto diario». Y el otro, que conllevará otro proceso: «Todos los días le pido a Dios que me permita volver a caminar».

Comentarios