Policriminalidad

“Queremos el orden de la paz para ser libres de los que nos han destruido”

Con un discurso enérgico, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, definió el trazo grueso de las acciones que desarrollará junto al gobierno provincial para enfrentar la violencia en Rosario.

Con un enérgico discurso con el Monumento a la Bandera como telón de fondo, la ministra de Seguridad de la Nacion, Patricia Bullrich, destacó la urgencia de acciones concretas y la determinación de su gobierno para restablecer la seguridad en el contexto de violencia sostenida que sufren Rosario y localidades vecinas.

“Nos comprometemos a trabajar con más énfasis y decisión para liberar a Rosario de esta nueva policriminalidad”, afirmó Bullrich, señalando la responsabilidad compartida en esta lucha. En ese sentido, subrayó la necesidad de un cambio tras años de laxitud, en los que el Estado ha perdido soberanía en partes de la ciudad.

“Estamos aquí para poner las cosas en orden nuevamente. Lo hicimos cuando nos tocó y lo haremos con más fuerza, dedicación y con un gobierno provincial decidido”, aseguró, haciendo hincapié en la determinación de no retroceder en la defensa de los ciudadanos y en la lucha contra el crimen.

Luego, con el mismo tono, sostuvo: “El crecimiento de muertes, heridos y sicarios en Rosario nos lleva a afirmar que esto termina aquí. Defender a los ciudadanos y estar en contra de los delincuentes, que parece una frase común, es lo más importante que tenemos que hacer. Nosotros queremos el orden de la paz para ser libres de los que nos han destruido”.

El plan integral incluye acciones específicas, desde el refuerzo de la Policía hasta la colaboración con fuerzas federales y la implementación de medidas como la detección de correos de drogas y la reducción de armas. Además, anunció la modificación del artículo 34 del Código Penal “para que la legítima defensa de las fuerzas de seguridad no sea la legítima defensa tradicional, sino que sea una legítima defensa reforzada para los miembros de las fuerzas de seguridad que en muchos casos están detenidos de manera injusta por el solo hecho de haber llevado adelante la tarea que el Estado les encomienda”.

El discurso concluyó con una firme declaración de principios: “No permitiremos que esta ciudad sea gobernada por la criminalidad. Trabajaremos incansablemente para recuperar la paz y la libertad que los ciudadanos merecen”.

5