Muerte en Oliveros

¿Quién prendió fuego a Gabriel? Misterio por develar en la investigación

Familiares de Gabriel Pérez se presentarán el lunes en Fiscalía de San Lorenzo para entrevistarse con la fiscal Melisa Serena. Sostienen que estaba atado de manos y pies por un ataque de esquizofrenia cuando alguien lo prendió fuego.


Gabriel Pérez tenía 29 años y vivía en Ibarlucea. Sufría esquizofrenia y ataques de epilepsia. Hacía dos semanas que había decidido internarse por voluntad propia en la Colonia Psiquiátrica de Oliveros. El pasado lunes murió en el Heca por graves quemaduras sufridas mientras lo mantenían atado de pies y manos por una crisis, según aseguraron testigos del hecho. Desde entonces familiares de Gabriel piden que se esclarezca lo sucedido y la próxima semana serán entrevistados en Fiscalía de San Lorenzo.

El cuerpo de Gabriel fue sometido el jueves a autopsia en el Instituto Médico Legal y luego fue entregado a sus familiares, para que pudieran darle sepultura. El informe preliminar de los médicos forenses será entregado a la fiscal Melisa Serena, a cargo de la investigación. El lunes, familiares del paciente fallecido serán entrevistados por la funcionaria del MPA.

Gabriel murió el pasado lunes 14 en el área de cuidados intensivos del Heca. En un principio había sido trasladado al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria pero su cuadro empeoró. Su cuerpo presentaba graves quemaduras. La poca información que cuentan familiares del paciente sobre lo ocurrido se las proporcionó una médica que trabaja en la Colonia Psiquiátrica y que acompañó a la víctima en la ambulancia.

“Esa doctora llamó a mi mamá para contarle los hechos. Dijo que mi hermano había tenido una discusión con otro interno que derivó en una crisis; y que para controlarlo tuvieron que atarlo de pies y manos. También le contó que había una enfermera cuidándolo. Y que cuando lo dejó solo por un momento y luego regresó a la habitación, mi hermano ya estaba prendiéndose fuego”, relató Tamara Pérez, hermana de Gabriel.

El pasado martes 8, Gabriel había cumplido dos semanas de internación en el área de tránsito y tenían previsto asignarle un lugar en uno de los pabellones de la Colonia, confió Tamara. “Mi hermano nunca atentaba contra su vida. Sí entraba en crisis cuando tenía diferencias con alguien. Estando atado no podría haberse prendido fuego”, advirtió.

Comentarios