Reclamo de seguridad

Raimundo: «No pasa un móvil ni para Navidad…»

El intendente Leonardo Raimundo realizó un enérgico pedido a las autoridades provinciales, que se reunieron en su despacho. "Nos pidió 60 días para resolverlo", admitieron desde el Ministerio de Seguridad.


Esta mañana el intendente Leonardo Raimundo se entrevistó con funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Provincia a los que le efectuó un enérgico reclamo para que la cartera disponga de las medidas necesarias tendientes a que disminuyan los índices delictivos que en los últimos tiempos tienen a maltraer a la ciudad.

El encuentro fue en su despacho y participaron el secretario de Seguridad Pública, Jorge Bortolozzi, y el subsecretario de Prevención y Control, Claudio Brilloni.

Luego, los funcionarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que el mandatario sanlorencino se mostró bastante contrariado con la actual realidad delictiva en la ciudad.

“Negocios en pleno centro asaltados, kioscos, joyerías, una gomería, granjas que le entraron dos veces en una semana, robo de bicicletas, agresiones a chicos en el skatepark, presencia de personas con actitudes indebidas en plazas y paseos, robo a la propiedad pública. y además, nos desvalijaron la oficina de empleo y el parador”, detalló a modo de síntesis que lo viene sucediendo en las últimas semanas.

“Yo le pedí al gobernador que nos de soluciones, cada vecino paga impuestos provinciales y la cantidad de policías que hay en la ciudad es inadecuada. En San Lorenzo pese a que somos 50.000 habitantes, tenemos colegios, dieciocho sucursales bancarias, aduana, tribunales, reparticiones públicas provinciales, por lo que durante parte del día, esa cantidad de población crece. Y si sumamos que arriban unos 7.000 camiones diarios, debemos referirnos a unos 120.000 habitantes. La cantidad de policías existentes es insuficiente, por lejos», agregó.

Jorge Bortolozzi reconoció la situación y el pedido por más seguridad urbana. “Nosotros decimos que debemos fortalecer más a la policía. El vecino es el que está inseguro y el delincuente está tranquilo, tenemos que cambiar eso”, admitió.

Y agregó que en la región «estamos a tiempo de reaccionar y prepararnos para que no avance esa modalidad que incluye hechos de extorsión y balaceras», en clara alusión a lo que en la actualidad sucede en Rosario donde imperan bandas narcos y el delito se ha desmadrado por completo.

En principio, la Provincia optimizaría el destacamento del barrio Bouchard y la reinstalación del que funcionaba en el barrio Norte. A ello se suma el retorno de los operativos de saturación (que desde el fin de semana comenzaron a observarse) y una mayor cantidad de policías en las calles.

Raimundo dispuso un plazo de sesenta días para analizar los resultados de tales promesas. Y los miembros del Ministerio de Seguridad de la Provincia, se fueron con esa impronta.

Comentarios